Hoy

La 'espanzurranovios' y el comisario Wolfgang ponen el toque criminal

vídeo

Anabel Rodríguez con su libro Azaría, en la feria del libro. :: C. Moreno
  • La abogada Anabel Rodríguez cuenta cómo una solterona de pueblo resuelve un crimen durante la dictadura de Primo de Rivera

En plena efervescencia de la novela negra, una feria del libro que se precie tiene que guardar espacio para algunos de sus ilustres detectives. Las posiciones privilegiadas de las casetas las ocupan los valores seguros del género. Los 'Vila' de Lorenzo Silva, la nueva entrega de los «sangrientos escandinavos» -Eduardo Mendoza dixit- o la trilogía de la inspectora Amaia Salazar en el Baztán.

Pero en el auditorio principal de San Francisco ayer se escuchó hablar de Inés y el comisario Wolfgang.

Inés se puede decir que es la tercera hija, ya tiene dos gemelas, de la abogada Anabel Rodríguez, que debuta en la narrativa con 'Azaría', y Wolfgang protagoniza 'Heridas Abiertas', de la holandesajerezana Ellen Gerretzen.

Aunque ambos personajes y tramas tienen poco que ver, ambos se pueden encuadrar en la novela negra autóctona. Azaría es el pueblo rayano imaginario de Anabel que bien podría encajar en Olivenza, Barcarrota, Oliva o Villanueva del Fresno en donde el asesinato de dos ancianos hermanos durante la dictadura de Primo de Rivera llevan a Inés, una muchacha apodada en Azaría como la 'espanzurranovios' por sus tres noviazgos fracasados a investigar el suceso. Anabel huye del perfil clásico de investigador profesional intuitivo y se fija en la hija rebelde del barbero que vive en un época equivocada. En un contexto donde el porvenir de la mujer venía marcado por el matrimonio y los hijos, Inés es un personaje delicioso.

A Anabel le contaron hace algún tiempo la detención de un inocente por un crimen que no cometió y de esa pequeña anécdota empezó a componer un puzzle que ha visto la luz por la editorial catalana Ediciones del Serbal. Dice que ha disfrutado tanto de la composición de la trama como de la investigación histórica del momento. Apasionada de la Historia en mayúscula como casi tanto del derecho en ejercicio, cree que en los últimos años los novelistas se han centrado demasiado en la Segunda República, Guerra Civil y Franquismo y muy pocos han investigado cómo era la vida en los pueblos extremeños en los treinta primeros años del siglo veinte. «En estas décadas podemos encontrar las causas de lo que ocurrió después». En su segunda novela incluso ha ido más atrás y la ha ambientado en 1903.

Además del momento, el lugar también tiene relevancia. Poner como título del libro el nombre del pueblo se debe a que lo considera un personaje más.

Huye igualmente de la estampa rural lánguida y aburrida donde todos los personajes son lo que parecen. Anabel ha querido retratar un pueblo que puede esconder tantas sombras y matices como las grandes ciudades.

De Berlín a Jerez

A ese mismo ambiente rural llega Wolfgang, inspector jefe recién jubilado de la brigada de homicidios de la policía berlinesa, que se deja convencer a regañadientes por un amigo español para que investigue el asesinato de un veterinario de la Denominación de Origen Dehesa de Extremadura en su pueblo.

Ellen Gerretzen ubica la acción en Dehesa de Aguasantas, pero en realidad se trata de Jerez de los Caballeros. El comisario Wolfgang conoce en este particular viaje bares, calles y plazas que sin aparecer con su verdadero nombre resultan reconocibles para cualquier vecino de Jerez.

'Heridas abiertas' se publicó hace años en su país, como las otras tres novelas que ya ha escrito, pero sólo se ha traducido al español la ambientada en Jerez.

'Amor Nuño y la CNT'

Jesús F. Salgado

fusilamientos de Paracuellos

'Retorno a Zumaia'

Bosco Esteruelas

el terrorismo

'El depredador'

José Luis Gutiérrez Casalá

Guerra Civil en Don Benito

'Abril de 1812'

José María Gallardo Durán

'Volver a Canfrac'

Rosario Raro

Firmará libros a las siete y media.

'Cabaret Biarritz'

Premio Nadal

José C. Vales

Firmará libros a la una y a las ocho y cuarto

Temas