Hoy

Proponen alejar el paso de cebra de Ricardo Carapeto donde fue arrollada una mujer

  • El experto en motor de HOY, José Antonio Polo, cree que mejoraría la visibilidad y reduciría las retenciones de vehículos

María Francisca Melo, una vecina de la calle Alazán de San Roque, permanece hospitalizada desde el pasado 18 de marzo. Ese día sufrió múltiples lesiones en su cuerpo al ser atropellada por un camión de gran tonelaje en la avenida Ricardo Carapeto.

El accidente se produjo cuando un vehículo procedente de la calle Isidro Pacense ingresó con el semáforo en verde en la avenida principal de San Roque y comenzó a girar a la derecha. Francisca atravesaba en ese momento el paso de peatones de Ricardo Carapeto, que estaba en verde para ella, pero el chófer no se percató de su presencia, avanzó en dirección Madrid y la rueda delantera de su vehículo atropelló a la mujer.

Para José Antonio Polo, experto en motor de HOY, ese accidente podría haberse evitado si la ubicación del paso de cebra hubiese sido distinta. «El hecho de que el paso de peatones de Ricardo Carapeto esté justo en la esquina hace que el vehículo procedente de Isidro Pacense tenga dificultades para ver al peatón que comienza a cruzar».

Cuando se produjo el accidente, la prioridad de paso correspondía a la mujer, que tenía el semáforo en verde. Entretanto, el disco que ordena el paso de los vehículos permaneció en rojo unos segundos y luego en amarillo intermitente para indicar a los conductores que podían iniciar la marcha siempre que no cruzasen peatones. El problema es que ese día el camionero inició la marcha sin percatarse de que María Francisca Melo había comenzado a utilizar el paso de peatones para atravesar Ricardo Carapeto (desde Isidro Pacense hasta la calle Bilbao).

El atropello se produjo a unos cuatro metros de la acera cuando la rueda delantera derecha golpeó a la peatón, que quedó tendida en el suelo. «El problema -explica José Antonio Polo- es que en el inicio de ese giro el ángulo de visión del conductor no es perfecto, sobre todo si se trata de un camión o un autobús, puesto que el vehículo está girado y su parte trasera se encuentra aún en Isidro Pacense impidiendo que los vehículos de esta calle puedan seguir de frente hacia la calle Bilbao o girar a la izquierda hacia Ricardo Carapeto».

Proponen alejar el paso de cebra de Ricardo Carapeto donde fue arrollada una mujer

El experto en asuntos de motor cree que tanto el problema referido a la falta de visibilidad como el de las retenciones podrían evitarse si el paso de cebra se alejara de la esquina «unos diez metros». De ese modo, los vehículos que giran a la derecha llegarían al paso de peatones en el que se produjo el atropello completamente de frente y no girados, «con el mejor ángulo de visión, y además tendrían espacio para realizar la detención sin cortar la trayectoria de la vía de la que proceden».

Informe policial

Tras el atropello del 18 de marzo, el Equipo de Investigación de Accidentes de la Policía Local ha comenzado a elaborar un atestado en el que analiza todas las circunstancias de ese accidente.

El segundo jefe de la Policía Local, Antonio Nogales, ha confirmado que uno de los aspectos que se están analizando es la dificultad que pudo tener el conductor del camión para detectar la presencia de la peatón por la altura a la que se encontraba la cabina. «En los camiones de gran tonelaje -el del accidente era de 18 toneladas-los fabricantes están bajando la cabina porque hay un momento en el que el conductor puede perder la visibilidad». De ese modo se consigue que el chófer vea con mayor facilidad a una persona que esté a escasos metros, algo que resulta clave cuando la persona que va a pie es de baja estatura.

Nogales también ha valorado la propuesta de alejar el paso de cebra de la esquina, una medida que considera poco efectiva porque los peatones tienen una marcada tendencia a cruzar por la zona que está más próxima a la intersección. «En otras zonas de la ciudad hemos alejado el paso de cebra de la esquina y muchos peatones no lo utilizan».

Por ese motivo, plantea la necesidad de que los conductores extremen al máximo las precauciones y eviten en la medida de lo posible las conductas que pueden resultar peligrosas.

En el atropello de la pasada semana, el conductor podría haber tenido dificultades para ver a la mujer que cruzaba en el momento de atropellarla, pero la altura del camión no habría impedido que la viera en los instantes previos, según ha explicado un especialista consultado por HOY. De momento, las causas del accidente siguen en investigación.