«Con los pies podemos tratar la ansiedad, el insomnio o el tiroides»

La masajista terapeuta Isidora Sánchez muestra las zonas del pie. / G. C.
La masajista terapeuta Isidora Sánchez muestra las zonas del pie. / G. C.

Los masajistas terapeutas dicen que no es un sustituto de la medicina, pero «te ayuda y te autorregenera»

GLORIA CASARES

En este siglo XXI en el que los avances científicos y tecnológicos nos dan hasta vértigo por la forma tan rápida en la que se están produciendo, cada vez hay más gente que está redescubriendo el valor de lo tradicional, la vida sana y seguir costumbres naturales.

Eso hace que volvamos a utilizar remedios caseros, trucos naturales o técnicas tradicionales de otras civilizaciones como el yoga, el reiki, la osteopatía o la reflexología.

A pesar de que su nombre produce escepticismo, la reflexología no es más que una técnica que ya usaban los egipcios y que es una herramienta natural para mejorar nuestra salud a través de las zonas reflejas, los pies, el cerebro y las manos.

En ellos están reflejados todos los órganos del cuerpo, por eso, sabiendo las técnicas, se puede conseguir efectos beneficiosos contra la ansiedad, el insomnio o el aparato circulatorio.

«No podemos sustituir la medicina tradicional, pero sí podemos decir que es una medicina natural y te ayuda y te autorregenera», asegura la masajista terapeuta Isidora Sánchez Gil, que desde hace unos años ejerce en Almendralejo, donde aplica técnicas de reflexología podal.

A su consulta acuden personas que necesitan mejora la circulación o también con problemas de depresión o ansiedad. Con el masaje terapeútico de pies se pueden tratar muchas patologías, como las hormonales o la glandular, problemas de tiroides.

También son muchas las personas que acuden para mejorar su estado general tras las sesiones de quimioterapia. «Tengo una clienta a la que la quimioterapia la dejó tocada y que quería que le diera varias sesiones de reflexología podal para limpiar de sus organismo todas esas toxinas. Ellas son a las que más trato», explica Isidora Sánchez.

Reconoce que mucha gente puede dudar de estas técnicas, que son poco conocidas aún en Extremadura, pero confía en el boca a boca.

Detectar patologías

Ella misma reconoce que como alumna de los cursos que hizo en Madrid quería comprobar que era verdad que con el masaje terapeútico y siguiendo tres técnicas se pueden detectar patologías a nivel básico en las zonas del pie. «Y sí, nos han ocurrido varias experiencias y sí, efectivamente es así», afirma.

Y cuenta algunas: «He tenido a personas a las que, al bombearle el dedo gordo, que está conectado con el cerebro, he podido detectarle patologías relacionadas con la tensión alta o el insomnio. O cuando pasas el dedo por la planta del pie, por donde se conecta con la médula espinal, se vio que tenía ansiedad, que estaba demasiado acelerada. O incluso en un caso se vio que tenía arenilla en el riñón».

Pero lo más curioso, reconoce, es haber podido comprobar que una mujer estaba embarazada sin que ella lo supiera previamente. Y es que en estado de gestación es el único donde no se deben dar masajes de pies, puesto que evitan tocar la parte que está relacionada con el útero.

«Se trata de herramientas naturales y también son efectivas, eso sí, si se trata de personas que estén bien formadas en estas técnicas», asegura Isidora, que ha hecho de estas terapias su profesión en Almendralejo, donde regresó de mayor tras una vida estable en Madrid.

Reflexiología, reiki, terapias de energía a través de la imposicición de manos son técnicas para autosanarse que aún son muy desconocidas en algunas zonas de Extremadura, pero que llevan ya años aplicándose en todo el mundo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos