Halla en sus viñas de Almendralejo un búho real muerto

Búho real encontrado muerto en Almendralejo. :: g. c.

Los tendidos eléctricos y las espalderas son las principales amenazas para las grandes aves

GLORIA CASARES

Hace pocos días, un agricultor se llevó una desagradable sorpresa cuando llegó a sus viñas, vio un gran pájaro tendido muerto sobre la tierra. Era un búho real, la rapaz nocturna más grande de la península ibérica. El agricultor llamó a Dema, que en lo recogió y guardó en sus instalaciones, donde permanece congelado, después de que ya llevara muerto algunas horas. Aunque aún no se le ha hecho la necropsia y no se sabe si era un macho adulto, podría ser así, la pérdida accidental de esta rapaz resulta algo extraño.

La primera es que se encontró muerto en una viña a escasos 200 metros del casco urbano de Almendralejo, una zona donde no es nada habitual, ya que su hábitat está muy ligado a serranías y vegetación de bosque mediterráneo, apunta Pepe Antolín, de Dema. Él cree que se ha podido desplazar desde la sierra de Torremejía, situada a unos 17 km, hasta es zona de viñedos próxima al casco urbano de Almendralejo.

Causa

Aunque la causa de la muerte no se sabe aún, Antolín cree que «muy probable que se deba a una fuerte colisión contra los cables de una espaldera», junto a la que se encontró el cadáver, aunque no descarta que el choque haya sido contra el tendido eléctrico que pasa justo por encima del lugar donde se encontró el ave, una especie amenazada.

Aún así, lo más extraño es la presencia de un búho real en los viñedos de Almendralejo. Pepe Antolín cree que por la posición y distancia del cadáver a los cables, estuviera cazando, ya que en la zona hay una población relativamente abundante de conejos. En esa zona, muy próxima a los arcenes de la autovía, los conejos, dice, crían protegidos por el vallado de la A6.

En su opinión, este accidente evidencia un grave problema para la fauna salvaje, el de «los cableados y tendidos eléctricos asesinos, que acaban con la vida de una de las especies de aves más espectaculares y grandes de todas las rapaces nocturnas».

En la actualidad hay una normativa para que las compañías eléctricas protejan los tendidos de la red para evitar que las rapaces choquen con ellos. Sin embargo, según Dema, esas medidas «no son eficaces, resultan hasta inútiles».

Pintar el cable

El motivo es que les obligan a poner unos rizos en algunas zonas del cableado, pero cada cincuenta metros, por lo que el resto del tendido es mortal para las grandes aves. «Habría que pintar el cable de un color visible para las aves tanto de día como de noche. La ley es muy corta en ese sentido».

En esta zona, además, los cables de las viñas en espalderas se tornan en cepos mortales para aves de gran tamaño como las avutardas o las grullas, cuando se cae la hoja de la vid.

Una vez realizada la necropsia al búho, la incidencia será comunicada a centros de control como el de Doñana o el de AMUS, para que forme parte de las estadísticas.

Fotos

Vídeos