Denuncian que una aceitunera ha vertido en el arroyo Las Picadas de Almendralejo

Fotografía donde se ve el vertido de aguas residuales al arroyo. :: Hoy/
Fotografía donde se ve el vertido de aguas residuales al arroyo. :: Hoy

La Plataforma contra la Contaminación lamenta que 25 años después no se hayan solucionado los problemas medioambientales

GLORIA CASARES

La Plataforma contra la Contaminación de Almendralejo ha denunciado que la semana pasada llegaron al arroyo Las Picadas aguas residuales de un vertido que creen proviene de una aceitunera «por las aceitunas que corrían por su cauce», a su paso por el casco urbano. En concreto, ese agua residual aparecía «durante al menos dos días a su paso por el recinto ferial», según apuntan.

Para la plataforma, «no es el único vertido que se produce», ya que a la altura del recinto ferial hay otro colector que de forma constante, durante más de cinco meses, ha estado vertiendo agua residual al mismo cauce», apuntan.

Esta plataforma recuerda que ya a mediados de los 90 algunos ciudadanos presentaron una denuncia a Europa «como último recurso tras varios intentos que quedaron en la nada con las administraciones españolas, pues los vertidos continuaban a pesar de las denuncias». Sin embargo, 25 años después «los vertidos siguen aquí».

Por ello, lamentan que después de cinco alcaldes diferentes, varios consejeros de Medio Ambiente, y algunos presidentes de Confederación Hidrográfica del Guadiana «no han sido capaces de solucionarlo».

Sin embargo, en estos años, resaltan, se ha invertido en la construcción de balsas para los vertidos de las aceituneras, «se puso a funcionar una depuradora, se ha construido otra nueva y se está construyendo una nueva conducción para las aguas residuales, pero los vertidos y la contaminación siguen».

Información ambiental

A este problema se suma, apunta la plataforma, la «mala calidad» del agua en el punto de captación de la red de abastecimiento de la ciudad de Almendralejo, «porque, entre otras razones, corriente arriba hay varias localidades que vierten sus aguas residuales sin depurar».

«Y nosotros, en solidaridad, vertemos a los arroyos para que otros instalen filtros. Esto ya no es ineptitud; esto no tiene nombre».

Ante estas circunstancias, lamentan que el Ayuntamiento de Almendralejo «no responde a nuestras solicitudes, ni siquiera lo hace al Defensor del Pueblo, que lleva esperando más de 280 días que le envíe la información solicitada». Y eso que la ley sí que les obliga a contestar a las solicitudes de información ambiental que reciban de oenegés. Se trata de «un último ejemplo de ineptitud».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos