El acusado de matar a un hombre en Almendralejo dice que fue un forcejeo

El acusado, este lunes durante el juicio./Brígido
El acusado, este lunes durante el juicio. / Brígido

Arranca el juicio por la muerte de Francisco Preciado a la salida de un club de alterne en mayo de 2016

EFE/REDACCIÓN

El acusado de acabar con la vida de un hombre en la localidad pacense de Almendralejo en mayo de 2016 (J.P.R.M.) se declaró este lunes inocente de los delitos de asesinato u homicidio, pues aseguró ante el jurado popular que lo juzga en Mérida que el fallecimiento se produjo durante un forcejeo.

La Sección Tercera de la Audiencia Provincial acoge desde ayer este juicio, en el que la Fiscalía pide una pena de 14 años de prisión para el acusado por un delito de homicidio, y hasta 25 años solicita la acusación particular, que ve un delito de asesinato.

Noticias relacionadas

Los hechos sucedieron en la noche del 13 de mayo ante las puertas de un club de alterne, donde habitualmente el acusado acudía para vender droga. Este tráfico de sustancias estupefacientes fue, al parecer, el motivo por el que se inició la discusión entre el encausado y la víctima, Francisco Preciado, de 46 años y con quien coincidió en el prostíbulo.

A preguntas de las partes, el acusado remarcó que su actitud en el forcejeo era de defensa, ya que su oponente –Preciado– le dio un cabezazo en la nariz y le puso un objeto punzante en el cuello.

Según el testimonio de J.P.R.M., en el transcurso del citado forcejeo este objeto punzante terminó clavado mortalmente en la cabeza de la víctima.

Sin embargo, un testigo protegido en la causa declaró en esta primera sesión que el acusado le relató minutos después del suceso que, tras el forcejeo, este fue al coche a por un destornillador y se lo clavó a la víctima.

Esta última, que se desplomó hacia atrás y se golpeó la cabeza contra el suelo, falleció como consecuencia de la incisión punzante, pues «le atravesó toda la masa cerebral».

El encausado, que padece epilepsia y trastorno compulsivo, según declaró su abogado, relató que tras coincidir con la víctima en el interior de la casa de alterne, ambos salieron a la calle, donde dos hombres le rodearon.

Posteriormente, y según su testimonio, Preciado le insultó, le pegó un cabezazo y le puso un objeto punzante en el cuello. En su ánimo de defenderse, el acusado declaró que le cogió las manos para evitar que se lo clavara y en el forcejeo se produjo la agresión mortal.

A juicio de la acusación particular, que pide una indemnización conjunta para los familiares del fallecido de 363.800 euros, el encausado respondió de «una forma desproporcionada», que no dio posibilidad de defensa a su víctima.

Para la Fiscalía, que reduce a 263.000 euros la responsabilidad económica, el agresor tuvo «una clara intención de matar». «Sabía perfectamente lo que hacía», añadió la representante del Ministerio Público.

A lo largo del juicio, que durará cuatro días, declaran 18 testigos –dos de ellos protegidos– y varios peritos y policías.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos