Hoy

«Me pagan por ayudar a los demás»

Federico Gil es un almendralejense que llegó a esta institución desde otro sector, pero enseguida se sintió identificado con la labor humanitaria y sociosanitaria que realiza la Orden de San Juan de Dios. Después de unos años al frente a la fundación en Extremadura, Gil reconoce que está cada vez más contento con lo que hace a diario. Satisfecho, no esconde, sin embargo, su deseo de poder contar con más recursos económicos para mejorar cada día el servicio.