Hoy

Estuvo a punto de desaparecer debido a las deudas

El patronato cuenta con un servicio hospitalario. :: g. c.
El patronato cuenta con un servicio hospitalario. :: g. c.
  • Su llegada en 2010, gracias a la mediación de la Junta, permitió salvar cien puestos de trabajo

La Fundación de la Orden de San Juan de Dios Extremadura llegó a Almendralejo en el año 2010. Después de años convulsos, llegó en un momento sensible en el hospital del Pilar y la residencia de Las Mercedes estuvieron a punto de desaparecer.

Hubo algunas fechas críticas como la decisión de hipotecar el edificio de la Casa Misericordia en el año 2000, como intento de buscar una solución a los gravísimos problemas económicos y de solvencia del patronato, o la marcha de las monjas mercedarias en el año 2003. Cuando se eche la mirada atrás, es más fácil calificar casi de milagro lo obrado por San Juan de Dios.

Aunque con la bondadosa idea de salvar los graves problemas económicos, la decisión del entonces presidente del patronato, Mariano Fernández-Daza, de hipotecar el inmueble supuso el comienzo de unos años turbulentos.

La deuda del patronato, que llegó a los 3.5 millones de euros, y los retrasos en los pagos a los 80 trabajadores hizo que el Ayuntamiento mediara. Se decidió que el alcalde sería a partir de entonces presidente del patronato, lo que permitió a José María Ramírez tomar las riendas de una institución a punto de desaparecer.

Primero fue la compra del inmueble por parte de Cajalmendralejo en el año 2004, para salvar la institución. Después, la implicación de la Junta de Extremadura para buscarle una viabilidad.

El momento más crítico llegó en 2009, cuando estuvo a punto de cerrarse la Casa de Misericordia. Con retrasos en los pagos a los trabajadores y el reconocimiento de una deuda millonaria, las negociaciones a tres bandas obraron el milagro.

En marzo de 2010 la Orden de San Juan de Dios desembarcó en Almendralejo gracias a unas gestiones personales del presidente Guillermo Fernández Vara. Fue la salvación para el casi centenar de trabajadores y para la institución centenaria. Cuando han pasado los años y se ha visto la evolución, sólo se explica por el hecho de San Juan de Dios es una orden sin ánimo de lucro y de entrega a los demás.