Hoy

El detenido por retener a su hija y a su familia vivía a 20 metros de la comisaría

video

En el primer piso se refugió la joven con una antigua vecina cuando llegó el padre. ::CASIMIRO MORENO

  • El hombre, marroquí de 48 años, no dejaba salir sola a su hija, que le contó a la Policía que llevaba cinco años sin ir al instituto

La hija, de origen marroquí pero afincada en Almendralejo, donde ha crecido, se ha ido occidentalizando. Y el padre, con arraigadas costumbres musulmanas, según los vecinos, no permitía que ella llevara la misma vida que el resto de sus amigas y la obligaba a llevar la vestimenta musulmana en contra de la voluntad de la hija, que ahora tiene veinte años de edad.

Esta tensión, que no es nueva en el seno de familias de inmigrantes, acabó el pasado domingo con la detención del padre, un marroquí de 48 años afincado en España hace más de década y media, por retención ilegal de una de sus hijas.

A Abdelrajin, conocido en los barrios de Almendralejo donde ha vivido por ser un hombre sociable, educado y trabajador, sobre todo realizando encargos de pintura, según contaban ayer los vecinos, también se le acusa de violencia doméstica. La hija relató a la Policía que el pasado fin de semana huyó de su casa porque su padre la maltrata desde hace cinco años.

Según la joven, su padre solo la deja salir acompañada de su madre, que corroboró esta versión el pasado domingo, cuando la chica se refugió en casa de una amiga de su antiguo barrio, en la calle Coronel Fernández Golfín, muy cerca del domicilio que ocupaban hace unos años.

Varios agentes de la Policía Nacional acudieron a este lugar cuando la joven telefoneó al 091 de Almendralejo porque allí estaba su padre, que la amenazaba con llevársela a Marruecos si no regresaba a su casa, señala la nota policial. Cuando la patrulla se personó en esta calle e interrogó al padre este respondió: «Mi hija se ha encerrado ahí arriba y no quiere bajar. Se ha metido con la mujer esa que nos está dando problemas desde hace un montón de tiempo».

Los policías subieron entonces a la vivienda de la amiga a hablar en privado con la joven de 20 años. Según la Policía Nacional, la hija les contó que había huido de su casa «porque su padre la maltrata desde hace cinco años, prohibiéndole el contacto con persona alguna y encerrándola en su habitación, la cual tiene la ventana bloqueada desde entonces, dejándola salir solo acompañada de su madre». Además, explicó que hace cinco años que no iba a clase, incluso que durante todo el año 2014 no salió de la habitación ni una sola vez, por lo que había tenido dos intentos de suicidio y esta situación le había provocado algunas enfermedades.

Ventana y puerta bloqueadas

A continuación, los agentes se entrevistaron con la madre, quien corroboró todo lo manifestado por su hija y añadió que ella y sus otros dos hijos, de seis y ocho años de edad, también eran aislados continuamente, teniendo prohibidos el uso del ordenador o ver la televisión, llegando incluso a quedar encerrados con llave en el domicilio familiar cuando su marido salía a la calle, según explicó ayer a los medios la Policía Nacional.

Lo siguiente que hicieron los agentes fue acudir al domicilio familiar para tratar de contrastar las afirmaciones realizadas por la madre y la hija. Esta vivienda es propiedad de la Junta de Extremadura y se encuentra en la barriada de San José, concretamente en la calle Federico García Lorca, a unos veinte metros de una oficina de Policía Local en esta localidad, en la misma manzana. Igualmente, es una barriada poblada de inmigrantes, la mayoría rumanos y marroquíes. En negocios de este barrio confirmaron que este hombre era muy educado y mantenía un trato cordial con los vecinos.

Cuando los policías subieron a su casa comprobaron que, efectivamente, la ventana de la habitación de su hija contaba con una contraventana que estaba bloqueada con unas bridas metálicas. Asimismo, la habitación donde estaba ubicado el ordenador, se encontraba cerrada con llave.

Tras analizar los hechos los agentes procedieron a la detención del hombre, sin antecedentes penales, como presunto autor de un delito de violencia doméstica, por lo que fue trasladado hasta dependencias policiales para la tramitación de las correspondientes diligencias, tras las cuales fue puesto a disposición judicial.