Hoy

Teléfonos móviles para operar ojos

Las fotos son de personas operadas de cataratas o glaucoma. :: g. c.
Las fotos son de personas operadas de cataratas o glaucoma. :: g. c.
  • Una fundación ha financiado 1.160 intervenciones de cataratas en Etiopía, en parte con la venta de móviles

  • Aunque han necesitado otro apoyo económico, la fundación Allegro quiere reconocer la generosidad de los donantes con una exposición de fotografías de los pacientes

La fundación Allegro nació hace unos años con el objetivo de cooperar con «grupos empobrecidos, desfavorecidos o en condiciones difíciles de subsistencia». Con sede en Salamanca y en Almendralejo, los colaboradores de esta oenegé han desarrollado proyectos de desarrollo fundamentalmente en Etiopía, Bolivia y Filipinas.

Intentar hacer lo máximo posible, con los escasos recursos con los que disponen, así se lo plantearon desde el principio. Por ello, es necesario poner imaginación a todas sus acciones y, sobre todo, a la financiación necesaria para el desarrollo de los proyectos.

Seguro que de ahí salió hace unos años la campaña que se puso en marcha en varios centros educativos de la provincia de Badajoz y también en Salamanca, buscando la colaboración de los alumnos. Se solicitaba que depositaran los móviles usados en unas cajas, ubicadas en los centros, para que después la fundación pudiera ponerlos a la venta y obtener un dinero. Para ello era necesaria la implicación de alumnos y de docentes, para que la iniciativa no cayera en el olvido.

Lo recaudado no podía tener mejor fin. Financiar operaciones de cataratas a la población indígena de tribus apartadas en la región de Pawe en Etiopía.

Colaboración misionera

En estos años han conseguido reunir hasta 500 kilos de móviles. Y con el dinero recaudado han podido hacer hasta 1.160 operaciones de cataratas.

El presidente de la fundación, Felipe Aixalá, vecino de Almendralejo, fue muy explícito. Los moradores de estas tribus llegan a la clínica, se les opera y al día siguiente se les quita el vendaje y se pueden volver a ir a casa andando. «No sólo es que salgan ya viendo, sino que dejan de ser una carga para sus familias. Algo que no se pueden permitir en sociedades tan empobrecidas».

Y ello se consigue con apenas 50 o 60 euros que es lo que cuesta cada operación de catarata o glaucoma en Etiopía, una operación que en España costaría no menos de 1.000 euros.

En cada campaña han logrado operar a unas 180 personas, la última, fueron 160, un número inferior que supone, según Aixalá, «un buen indicador de que se está consiguiendo llegar a mucha gente».

Eso se consigue, además, con la colaboración de los misioneros que trabajan en esas zonas. Y es que normalmente son esos misioneros los únicos que conocen los dialectos de esas tribus alejadas, para las que acudir a zonas más pobladas les puede costar de un día a tres caminando, asevera Aixalá.

Exposición

La colaboración de las personas de aquí, de España y de otros países desarrollados es fundamental. Por ello han querido agradecer esa colaboración organizando una exposición de fotografías de algunas de las personas que han operado durante esas campañas.

Las fotografías fueron hechas por el propio oftalmólogo que las operó en las cuatro primeras campañas, el doctor Luis Cuadrado, fallecido recientemente. Gracias a él, no sólo se ha conseguido operar a mucha gente, sino que aquí podemos tomar conciencia del problema que se vive en la otra parte del mundo.

La exposición se puede ver durante dos semanas en el Centro Cívico de Almendralejo, en horario de mañana y tarde.

Contra la malaria

Pero como «trabajar con grupos en situaciones difíciles en sus necesidades agrícolas, educativas y sanitarias» es otro de los objetivos de esta fundación junto con el de «promover su desarrollo comunitario» o «prevenir enfermedades, desnutrición y deterioro del medio en colectivos sensibles», la Fundación Allegro tiene otras campañas en las que ya está trabajando.

Así, ya están trabajando en la ampliación de una escuela también en Etiopía. En ese país, gracias a la colaboración con las asociaciones locales SOHA y SOPDA, se ha podido equipar con manuales de secundaria las escuelas de Jinka y las diez escuelas tribales de zonas remotas.

La fundación considera «esencial» la implicación de South Omo Research Centre y la financiación de la Universidad de Salamanca. Ahora quieren seguir ese proyecto educativo.

Pero, además, van a trabajar en un proyecto para la prevención de la malaria, en colaboración con el departamento de salud de esa zona del país africano. El proyecto prevé llegar a unas 60.000 personas.

Aunque el proyecto se planifica junto a las autoridades sanitarias del país, va a ser presentado por Allegro en España, a convocatorias de obras sociales de bancos, de empresas o de universidades. Y también ante las autoridades de la Unión Europea, a las que se les va a solicitar apoyo económico para llevarlo a cabo.