Hoy

Ya apenas quedan móviles viejos que entregar

El objetivo fundamental de esta campaña de entrega de móviles viejos ha sido la concienciación de la sociedad española. El presidente de la fundación agradece la colaboración, aunque reconoce que lo que se obtiene con la venta de móviles viejos supone «una pequeñísima cantidad» de lo que se ha tenido que invertir para llevar a cabo los proyectos. Su recogida y venta supone mucho trabajo y poca rentabilidad. Por ello cree que hay que seguir evolucionando y buscando nuevas fórmulas de financiación.

Además, apenas quedan móviles viejos en los hogares españoles. La mayoría ya son 'smartphones' y cuando pierden su utilidad o quedan anticuados, los propietarios los venden a tiendas.