Hoy

«Beber produce una especie de miopía cerebral»

Los estudios realizados en España apuntan a que el problema radica en que el cerebro de estos consumidores habituales de alcohol aún no ha madurado.

De hecho, el cerebro experimenta este proceso de una manera progresiva, y hay unas zonas que maduran antes y otras después, y hasta los 23 años no finaliza. «Lo que está pasando es que las zonas que maduran antes en el cerebro son la encargadas de cierto deseo por el riesgo, por las relaciones sexuales, mientras que la parte frontal, que es la encargada de que el individuo tenga mayor resolución ejecutiva, lo que te indica qué te vine bien o mal en la toma de decisiones, planificación o la inhibición de las conductas impulsivas, madura más tarde. Así que vamos a tener a jóvenes a los que les falta el freno, que son más impulsivos».

Además, «la capacidad neurotóxica del alcohol va podando las neuronas y puede permanecer en la edad adulta. Hay estudios que apuntan a que puede haber universitarios que a los 16 años sean más inteligentes que con 23, porque tendrán menos capacidad resolutiva debido al consumo de alcohol. Estamos criando jóvenes con una especie de miopía cerebral».