Hoy

Adafema va a solicitará ayuda para abrir un piso supervisado

Responsables local y regional de Feafes, representantes del Ses y Sepad y concejales. :: g. c.
Responsables local y regional de Feafes, representantes del Ses y Sepad y concejales. :: g. c.
  • También quieren solicitar apoyo al Ses para un nuevo programa laboral para los 30 usuarios

Feafes Almendralejo Salud Mental, la antigua Adafema, cumplió ayer 10 años y lo hizo estrenando nueva sede, un local en la calle San José. Antes trabajaban en un local en la calle Real, aunque con este traslado han logrado mayor espacio. El alquiler de la sede está financiado por el Ayuntamiento, mientras que los servicios que se prestan en ella cuentan con el apoyo económico de la Consejería de Sanidad.

La asociación, en la que trabajan varios técnicos, trabaja con unos 30 enfermos mentales de Almendralejo, aunque en realidad su cobertura llega a unas 60 o 70 familias de toda la comarca, puesto que muchas acuden a Adafema.

Gracias al desarrollo de programas de promoción de la salud, el desarrollo cognitivo, habilidades sociales, programas formativos en nuevas tecnologías o programas de lectura o ayuda mutua, la asociación que preside Inés Rangel ha logrado la mejoría en muchos de sus usuarios y una mayor integración.

El tema de la concienciación es uno de los principales objetivos de la asociación, que ofrece charlas de salud mental a los alumnos centros educativos, además de programas de información y orientación o escuelas de familias.

Pero este año quieren dar un paso más, que les permita seguir creciendo como hasta ahora.

Por ello, en el mes de noviembre van a iniciar un nuevo programa de atención familiar, basado en el cuidado al cuidador, según adelantó la sicóloga Inmaculada Valero. La idea es iniciarlo en breve, pero desarrollarlo durante todo el año 2017, dedicando una especial atención a los familiares, cuidadores e incluso a las personas que estén solas mediante una serie de charlas.

Además, van a solicitar al Servicio de Atención a la Dependencia y la Autonomía Personal (Sepad) recursos residenciales, que en salud mental reciben el nombre de 'pisos supervisados', en los que las personas con esta enfermedad puedan vivir de forma autónoma.

También van a solicitar al Sepad un programa laboral. Hasta ahora han estado desarrollando uno propio en la asociación, un centro ocupacional en el que elaboraban sus propios productos artesanales, aunque la intención es lograr el apoyo regional para seguir trabajando en habilidades productivas