Hoy

El PP ratifica la subida del agua al rechazar las alegaciones del PSOE y de los consumidores

El delegado de Facua explicó las alegaciones ante el Pleno. :: g. c.
El delegado de Facua explicó las alegaciones ante el Pleno. :: g. c.
  • Los socialistas anuncian un recurso judicial y Facua tacha la subida de «tarifazo» y recurrirá a la Junta ante las «irregularidades»

El grupo municipal del PP aprobó ayer de forma definitiva la subida de las tarifas del servicio de aguas, tras rechazar las alegaciones de dos asociaciones de consumidores y del grupo municipal PSOE. El Gobierno de José García Lobato ha desestimado las alegaciones presentadas por FACUA-Consumidores en Acción y por la Unión de Consumidores Extremeños (UCE), además de las presentadas por el único grupo en la oposición.

El portavoz del equipo de gobierno, Luis Alfonso Merino, señaló en la sesión plenaria que las alegaciones se han desestimado atendiendo a los informes de los técnicos municipales.

Además, justificó la subida de en torno a un 11 por ciento de las tarifas del servicio de aguas municipal en la necesidad de cumplir las condiciones del contrato con la empresa Socamex, que incluye la actualización del IPC.

Las alegaciones presentadas por las dos asociaciones de consumidores eran relativas al cálculo hecho sobre el IPC a aplicar en la subida de tarifas y que ambas, y el PSOE, consideran erróneo. La última actualización se hizo en 2011.

El delegado de Facua en Extremadura, José Manuel Núñez, explicó ayer en el Pleno las alegaciones, después de ser autorizado por el equipo de gobierno a intervenir cinco minutos.

El portavoz de esta asociación, que anunció horas después que recurrirá a la Junta de Extremadura, tras ver desestimadas sus alegaciones, mantiene que el expediente cuenta con «graves irregularidades» y que «no está suficientemente justificada ni en fondo ni en forma». Aludió a la ausencia de un informe económico-financiero que justifique la subida de las tarifas y al hecho de que no se haya expuesto el expediente en el tablón de anuncios municipal, como marca la legislación, «no se publica el informe del técnico, sino una cosa muy distinta».

Por ello, acusó al Consistorio de «juegos de despiste», así como de adoptar un «tarifazo» con la subida del agua. A modo de ejemplo, aseguró que si en 2008 una familia con un consumo medio de agua pagaba 139 euros, a partir de ahora pagará 180 euros, lo que supone «un gran incremento» para una economía familiar.

Por su parte, socialista Piedad Álvarez anunció un recurso ante el Tribunal Contencioso Administrativo. Acusó al equipo de gobierno de aplicar de forma errónea el IPC para «beneficiar a la empresa» concesionaria. Además, apuntó que el retraso en la actualización del IPC cinco años por parte del Gobierno de Lobato ha supuesto que los ciudadanos tengan que pagar 900.000 euros más a la empresa. Esta subida de las tasas, sumada a la que aprobó el mismo Gobierno en 2011, supondrá un incremento del 38% en el agua para los 18.000 abonados de la ciudad y que tendrán que hacer frente a los 9 millones de euros que ingresará la empresa con esta actualización.