La Unión asegura que si la Junta no agiliza las ayudas por la sequía llegarán en 2018

El campo sufre una dramática situación por la sequía. :: HOY

La organización agraria considera que la Administración regional pretende aniquilar el sector del caprino

AGENCIAS

Badajoz. La Unión dice que si la Junta no agiliza las ayudas por la sequía, llegarán en 2019.

Así lo lamentó ayer la organización profesional agraria La Unión de Extremadura, quien afirmó que si la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio «se da la misma urgencia» en la tramitación de las ayudas por la sequía que en la anterior convocatoria llegarán a los afectados en el otoño de 2019.

En una nota, la entidad se refirió al hecho de que el Consejo de Gobierno de Extremadura haya modificado las bases reguladoras de las ayudas a la mejora y la modernización de las explotaciones agrarias para incluir a los ganaderos, que también están sufriendo la dramática situación que vive el campo por la sequía y que con esta línea podrán pagar pozos y otras instalaciones.

Estas subvenciones, por un importe de 28 millones de euros, se convocarán el martes 17 de octubre, según anunció en una rueda de prensa la portavoz del Ejecutivo regional, Isabel Gil Rosiña, que agregó que pozos, charcas y abrevaderos ganaderos podrán beneficiarse ahora de las ayudas si alcanzan una inversión mínima de 3.000 euros.

Según La Unión, «esta es la gran medida anunciada a bombo y platillo» para paliar los efectos de la sequía en las explotaciones ganaderas de la región.

Agregó la organización que en diciembre de 2015 se aprobó el anterior decreto de ayudas para modernización a través de planes de mejora, en los momentos actuales y que, asegura, casi dos años después no hay ningún agricultor o ganadero que haya recibido ayuda alguna acogida a aquella convocatoria y que los expedientes en estos momentos se encuentran aún en fase de justificación de inversiones.

Además, según La Unión si se analiza lo aprobado se puede comprobar cómo un ganadero que invierta en una charca o en un pozo de 3.500 euros de presupuesto y que si no es un joven de menos de 40 años y menos de 5 años instalado la ayuda es de 1.400 euros, de los cuales hay que restar 735 de IVA, con lo que «el remedio milagroso de la Junta para esta explotación es darle en otoño 2.019 la cantidad de 665».

Sobre el sector caprino

En otro orden de asuntos, la Unión Extremadura consideró que la Junta pretende «aniquilar» el sector del caprino en la región. La organización agraria dijo que la Administración quiere «aniquilar» el sector caprino en la región, e indicó que «parece claro» que al presidente de la comunidad, Guillermo Fernández Vara, «le importan más los cazadores que los ganaderos extremeños».

En este sentido, en referencia a la orden para control y erradicación de la tuberculosis bovina en caprinos, destacó que, al margen de preguntarse «cómo es posible que se lleven dos años matando cabras en Extremadura sin que existiese una orden que regulase esos programas», se puede observar en la orden «la facilidad por la que la Junta de Extremadura puede de oficio autorizar un vacío sanitario en una explotación de caprino y dejar al libre albedrío de la Administración el sacrificar toda la explotación según el ánimo del director general de turno».

La región extremeña, comentó la organización, cuenta con alrededor de 7.933 explotaciones de caprino, el 10 por ciento de las explotaciones de España con más de 309.620 animales, el 9,8 por ciento de la cabaña nacional. Sin embargo, señaló que toda esta «riqueza» a su juicio «puede perderse en pocos años por la mala gestión de la política de erradicación de la tuberculosis bovina que lleva a cabo la Junta de Extremadura», empeñada -dijo- en acabar con las especies domésticas pero que «en absoluto regula la propagación de la enfermedad en especies silvestre y cinegéticas».

Fotos

Vídeos