«Esta tierra es una esponja y absorbe la humedad»

Alonso Bote Lavado es agricultor en Tierra de Barros. :: g. c./
Alonso Bote Lavado es agricultor en Tierra de Barros. :: g. c.
Alonso Bote Lavado Presidente de Satiba y agricultor

No tiene palabras para agradecer la lluvia caída estos meses y apunta a que las tormentas han afectado a una zona pequeña

GLORIA CASARES

Almendralejo. Alonso Bote Lavado es presidente de la sociedad Satiba y empresario agrícola que ha vivido este año tan inesperado desde el punto de vista de lo climatológico. Primero la sequía pertinaz, luego el frío intenso, las lluvias y ahora varias semanas de tormentas. Sin embargo, no cree que todo sea negativo, al revés, no sabe cómo agradecer el agua caída en los últimos meses.

-¿Cómo han afectado las últimas tormentas?

-Unas tormentas siempre son cosas malas, pero yo pienso que con la sequía que arrastraba el campo desde hace años, todavía nos podemos beneficiar de este agua caída. Es cierto que todo lo que cae de golpe es malo, granizos y todo eso, pero en general ha sido beneficioso.

«Si no hubiera llovido, no habría cosecha y sería un desastre para todo»

«Es pronto para saber qué cosecha de uva puede haber. La planta está muy resentida por la sequía»

-¿Y cree que ha afectado mucho en Tierra de Barros?

-Lo más afectado yo creo que puede ser en torno a 200 hectáreas, que es donde no se va a coger cosecha alguna. La verdad es que yo desde que era pequeño no he visto nada igual, pero el daño está en una zona muy concentrada. Es por la carretera de Arroyo San Serván, por Santa María. Ahí en algunas cepas solamente le ha quedado un sarmiento. Éso no lo he visto en 65 años. También es cierto que en otras zonas, si ha caído granizo, pero el tamaño no era gordo y no ha hecho daño apenas.

-¿Al olivo también le ha afectado el granizo?

-Al olivo todavía no se saben los daños, eso ya viene después. Lo que sí es que al olivo lo que le haya quedado, lo puede mantener todavía. Los botones, que es donde sale la flor, puede tirar para adelante. Es cierto que el granizo en el árbol le da el golpe y luego le salen como unas verrugas y por esas verrugas luego vienen muchas enfermedades. El problema es que como ha seguido lloviendo, no hemos podido entrar con las máquinas para echarle un producto que hace que se cicatricen esas heridas y no le salgan enfermedades.

-Sin embargo, la primavera lluviosa va a ser muy beneficiosa para el campo de Tierra de Barros.

-No se puede calcular el valor que ha hecho esa lluvia. Estas tierras son como una esponja y absorben la humedad. Hombre, si ya no llueve más en un año, el problema persiste. Pero este agua ha sido muy buena, no te puedo decir hasta qué punto.

-¿Y hay riesgo de enfermedades con la humedad?

-Bueno, puede atacar el mildium, pero hoy en día tenemos buena maquinaria para terminar con esas enfermedades. Pero nos tiene que dejar el tiempo para poder entrar en la tierra, eso sí. Yo estoy muy contento de como está el campo, y eso que me ha cogido en parte el granizo.

-¿Y si no hubiera llovido?

-Si no hubiera llovido, no habría cosecha y sería un desastre para todo. Lo mismo para el que tiene pozos para regar, para el pantano y para todo.

-¿Y se puede prever ya la cosecha que va a haber?

-No, aún no. Es que es pronto. Se ha quedado la planta chiquitita, porque todavía está sufriendo el golpe que le pegó el año pasado la sequía. Lo que pasa es que el agua es tan buena, para que tenga uva se tiene que recuperar poco a poco.

-¿Qué opina del proyecto de regadío?

-Yo lo veo bien, yo no voy a estar en contra del progreso. Lo que pasa es que yo no he querido apuntarme. Yo soy de los agricultores de siempre, que mantiene la tradición. No tengo ni pozos de sondeo, no tengo riego en el campo y la verdad es que no me ha ido mal. A mí me gusta mantener el campo respetando la naturaleza. Me encanta ir al campo y ver los progresos, el cambio si llueve. Por esa misma razón yo tampoco tengo olivos intensivos. Pero no estoy en contra.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos