«Si el tiempo no acompaña puedes acabar arruinado»

Jacinto, en su explotación de ciruelos, en plena recolección. :: f. h./
Jacinto, en su explotación de ciruelos, en plena recolección. :: f. h.

Lleva con su hermano una explotación de 42 hectáreas de frutales y en la actualidad están inmersos en plena campaña de recolección Jacinto Romero Suárez Agricultor de Valdivia

FRAN HORRILLO VALDIVIA.

Jacinto Romero Suárez es un agricultor natural de Valdivia de 42 años de edad que en estos momentos está en plena campaña de recolección frutícola. En la actualidad pertenece a la cooperativa Crex y a la OPFH Naturcrex.

-¿Cómo llegó a la agricultura?

-Pues fue por tradición familiar. Mis abuelos ya eran agricultores los dos y a mí siempre me ha atraído la agricultura. Siempre he estado muy vinculado a mi padre y el campo me ha atraído mucho desde pequeño.

«Este año está habiendo problemas por fruta blanda y por hueso abierto, por lo que los kilos bajarán»«Es bueno ser cooperativista, pero hay que involucrarse y no ser conformista»

-¿Lleva mucha superficie de cultivo?

-Actualmente tengo 42 hectáreas, de las cuales 18 son de ciruelos, 2 hectáreas de paraguayo, 11 de nectarina y otras 11 hectáreas de melocotón. La explotación la llevamos entre mi hermano y yo, además del personal que contratamos eventualmente.

-¿Es sacrificada esta profesión?, ¿deja muchos sinsabores?

-Como todas las profesiones exige cierto sacrificio. En primavera y verano la jornada es continua de sol a sol, y en invierno es más relajado de horas, pero hay que podar con frío o con lluvia. Por desgracia cada vez son más frecuentes los sinsabores en el campo, pues dependemos del clima cada vez más cambiante y esta temporada los precios no están acordes al esfuerzo realizado durante todo el año. De hecho, ya veremos si cubrimos costos.

-¿Cómo es un día normal en su actividad en plena campaña?

-Madrugo bastante para cuando salga el sol tener todo preparado para la recolección. Y suelo llegar a casa justo para descansar. El campo no entiende de horas.

-¿Qué labores tocan ahora en el campo?

-Estamos en plena recolección de todas las variedades. Me paso todo el día con el tractor portando los palots.

-¿Con qué perspectivas se presenta la campaña, tanto de precio como de producción?

-Este año tenemos muchos problemas en la producción por fruta blanda y hueso abierto que tiramos al suelo. Por ello, los kilos bajarán sobre todo en las variedades tempranas. En cuanto a los precios, según nos cuentan en la cooperativa cada 15 días en las reuniones informativas, de momento están estables y relativamente bajos. Las variedades tempranas han tenido precios demasiado bajos. Las grandes cadenas se preocupan mucho por su imagen y la huella de carbono, y no piensan en la gente que, como yo, vivimos del campo.

-¿Hay algún cultivo rentable en la actualidad?

-Creo que no. Este año se oye hablar de un cultivo y a los tres años comienza a bajar ya que se ha masificado. El resto de cultivos, como por ejemplo el tomate o el arroz, se quejan, pero tienen ayudas, no como nosotros.

-¿Le queda margen de mejora a los frutales para ser más rentables?

-La masificación y el propio mercado te obligan a tener altas producciones con gran calidad, para poder disminuir los altos costes de mano de obra y, si el tiempo no acompaña, puedes acabar arruinado.

-¿Ve algún cultivo con futuro?

-Se habla mucho de, por ejemplo, el almendro, el pistacho... pero a los tres años comienza a bajar ya que se ha masificado.

-¿Cuál es el principal problema que acecha al sector?, ¿qué solución aportaría?

-Sin duda la comercialización. El precio cada vez es más bajo. Estamos con precios inferiores a hace 15 años y en pérdidas o casi en ellas. La solución la veo complicada a corto plazo. Mecanizarse lo máximo para bajar los costes.

-¿Es atractivo hoy en día el campo para los jóvenes?

-A los jóvenes que conozco no les resulta atractivo, pues aquí no se gana dinero tan fácil.

-Pertenecer a una cooperativa es vital para un agricultor hoy en día...

-Yo en concreto pertenezco a Crex, creada en 1951 y con mucha experiencia en el sector y amplios mercados comerciales. Es bueno ser cooperativista, pero también hay que involucrase en estas sociedades y no ser conformista.

Fotos

Vídeos