Bbva

Los seguros agrarios, la estabilidad que necesita el campo

Los seguros agrarios, la estabilidad que necesita el campo
BBVA ofrece una amplia gama de este tipo de productos que deja a salvo a los trabajadores del sector primario ante factores como la climatología

El campo no es una ciencia exacta. Los que trabajan en este sector saben que estar tranquilo, con una previsión acertada, es imposible. Una buena cosecha depende de muchos factores y las ventas del producto final de muchos más. Por ese motivo, es necesario recurrir a seguros agrarios que dan una estabilidad a los ingresos de los productores y les deja a salvo de circunstancias que no se pueden controlar.

Situaciones de este tipo se dan cada año en Extremadura. Una de las últimas fue el granizo que el pasado mes de mayo causó graves pérdidas en la cosecha de cerezas del Valle del Jerte. Las zonas más afectadas correspondieron a los municipios de El Torno, Rebollar y Valdastillas, donde las fuertes tormentas acabaron con casi el 100% de la producción.

Ante eso, entidades bancarias como BBVA ofrecen una amplia gama de este tipo de seguros y además financia las primas en condiciones muy competitivas. Con todos se cubre el riesgo de quedarnos sin ingresos si se producen diversos factores meteorológicos como heladas, incendios, lluvias torrenciales, sequía pertinaz o vientos huracanados.

Los seguros de cosecha pueden contratarse para cubrir daño, cuando una tormenta acaba con nuestra cosecha, pero también para cubrir mermas de la producción. A la hora de contratarlo, el agricultor puede optar por asegurarse en diferentes modalidades. Ya sea por explotación, con una cobertura total sobre el terreno que se ha cultivado; por parcela, utilizado normalmente por agricultores que obtienen un mayor rendimiento en determinadas zonas; o por tipo de cultivo, que según apuntan los expertos “es el más habitual”.

Explotaciones forestales

En cuanto a los seguros de explotaciones forestales, tratan de cubrir las posibles incidencias que tenga un bosque que esté destinado a obtener un rendimiento económico. Se pueden asegurar explotaciones de coníferas, frondosas y arbustivas donde el coste dependerá de la especie de la explotación y el número de hectáreas que tenga.

Cada año, en Agroseguros salen las especies que se pueden acoger a las subvenciones, tanto estatales como autonómicas. Es donde se sientan las bases para la ayuda a la explotación forestal para que todo el coste del seguro no recaiga sobre la cooperativa o el empresario agrícola. También se detallan los plazos para la solicitud de dicha ayuda.

Los seguros agrarios están en parte subvencionados por el Estado y las comunidades autónomas. La entidad que gestiona estas ayudas el ENESA, tiene como misión la elaboración del Plan Anual de Seguros Agrarios para la concesión de subvenciones a los agricultores y ganaderos.

Temas

Bbva

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos