«Las reservas de agua garantizan la próxima campaña»

Joaquín Gómez-Valadés es agricultor por tradición familiar. :: e. d.
Joaquín Gómez-Valadés | Presidente Junta del Canal del Zújar

Para este agricultor dombenitense es importante seguir concienciados con no malgastar el agua

ESTRELLA DOMEQUE

don benito. La falta de lluvia y las altas temperaturas han sido dos de las preocupaciones de los agricultores este verano y parece prolongarse en los primeros días de otoño. Joaquín Gómez Valadés, presidente de la Junta de Gobierno del Canal del Zújar, señala que gracias a las presas la campaña está asegurada, pero que hay que concienciarse de no malgastar agua. Es agricultor, de Don Benito, y a sus 55 años lleva más de media vida en el campo.

-¿Qué cultivos son los que trabaja?

-Los cultivos que suelo realizar son tomate, maíz, girasol o cereales. El arroz no, porque llevamos unos años en los que no está dando malos resultados, tampoco el maíz, pero para hacer buenas cosechas de tomate, tenemos que hacer buena rotación de cultivos para no cansar la tierra.

«El triángulo de La Haba, Villanueva y Don Benito, podría generar riqueza en todos los sectores, ahora y en el futuro»«Gracias los sistemas de goteo se ha salvado un poco el problema de la sequía»

-¿En qué punto de la campaña se encuentra?

-Hemos terminado con el maíz, lo que tengo ahora es la aceituna y todos sabemos el daño que está haciendo la sequía. El daño es bastante grande y si no llueve, en algunas explotaciones, no sé lo que va a pasar. Nunca se han dado casos así e igual no podemos ni coger la producción de aceitunas, porque está prácticamente en el hueso y negra. Eso en las zonas de secano. Tenemos esa gran suerte de tener aceitunas en los regadíos y ahí las producciones son bastantes considerables.

-¿Cómo ha sido el año?

-Si miramos hacia atrás, para el cereal ha sido de los cultivos más dañados también por la sequía, quintando algunas zonas que han tenido algo mejor la producción, pero por lo general ha sido bastante nefasto.

-¿Cómo ha influido el calor?

-Tanto el maíz como el tomate, con estas temperaturas tan elevadas han ocasionado bastantes pérdidas. En el tomate, que necesita una hidratación en los momentos de más calor, la planta se ha resentido. Sobre todo en los riegos que son a pie, por gravedad, que no se han hidratado lo suficiente. Sin embargo, gracias los sistemas de goteo se ha salvado un poco el problema de la sequía para mejorar las producciones.

-¿Cómo valora las producciones?

-En los inicios de la campaña de tomate, en nuestra zona, se esperaba peor. En los primeros días de campaña, pensamos que íbamos a tener una media bastante baja y al final se ha recuperado y, de lo malo, parece que vamos a cubrir el expediente. En otras zonas, las producciones han sido bastante flojas.

-¿Y la falta de agua?

-Esas temperaturas tan elevadas han hecho que el cultivo se haya resentido, no por falta de agua, más por las temperaturas y los golpes de calor. Ha sido un verano muy largo, aún con altas temperaturas estos días, y esto está incidiendo en el olivar y otros cultivos.

-¿En qué situación se encuentran las reservas hidráulicas?

-Tenemos la gran suerte de tener unas grandes presas, en las que tenemos asegurada la próxima campaña al completo. Si bien, lógicamente, tendremos que hacer un buen uso del agua para no desperdiciarla, porque están las cifras muy justas para hacer campañas. Esperemos que llueva también, pero incluso si no lloviese, que no va a ser el caso, tendríamos agua para toda la zona occidental. Tenemos esa gran suerte, no como en otras regiones en las que no tienen agua para los regadíos. A ese ahorro del agua también ayuda que estamos plantando muchos cultivos permanentes, como el olivar o el almendro, que el consumo por hectárea es inferior.

-¿Hay cifras concretas?

-La reserva que tenemos en la zona occidental es del 43,2 por ciento, en lo que llamamos la cuenca media. Es una cifra inferior con respecto al año pasado, pero un porcentaje que supone una cantidad importante de agua.

-¿Existen otras preocupaciones?

-Un tema que nos está preocupando mucho es el proyecto del triángulo de Villanueva, La Haba y Don Benito, que podría generar muchísima riqueza en todos los sectores y que podrían agradecer las siguientes generaciones. Está muy paralizado y es una gran oportunidad.

Fotos

Vídeos