Extremadura exige al Gobierno que no dificulte nuevas plantaciones de frutales

Recogida de ciruela en Valdelacalzada en la campaña pasada. :: /BRÍGIDO
Recogida de ciruela en Valdelacalzada en la campaña pasada. :: / BRÍGIDO

El Ministerio prepara un plan que busca superar la crisis nacional del sector y Extremadura recuerda el esfuerzo realizado en innovación

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Inquietud en Extremadura ante el llamado plan de mejora del sector de la fruta dulce que ultima el Ministerio de Agricultura. Se trata de una serie de medidas que quiere implantar el Gobierno ante la crisis que golpea a los fruticultores, básicamente a los productores de Cataluña, Aragón y Murcia. La próxima semana, el Ejecutivo de Rajoy y las comunidades autónomas se reúnen para intentar pactar un documento al que ya han enviado sus propuestas organizaciones agrarias y Cooperativas Agro-alimentarias de España. Entre ellas, se recoge la puesta en marcha de un plan de arranque de frutales en todo el país para reducir la producción y que se impongan limitaciones para plantar nuevos árboles.

Desde Extremadura, a falta de una postura final escrita, hay consenso básico en dos aspectos. El primero es que los productores extremeños no son los grandes culpables del exceso de producción en cultivos como el paraguayo, la nectarina o el melocotón. Al contrario. En diez años, el crecimiento de la producción de melocotón y nectarina ha sido del 28%, en Murcia, del 54%, en Aragón del 45% y en Cataluña del 22%. En Extremadura no ha llegado al 8%.

Más información

En segundo lugar, desde la región se rechaza la idea de bloquear nuevas plantaciones de frutales. «Prohibir no pueden prohibirlo porque la UE lo impide, pero están buscando las medidas para que los fruticultores desistan de plantar nuevos árboles. Buscan limitaciones que lo haga más difícil», reseña Antonio Chavero, vicepresidente de la Asociación de Fruticultores de Extremadura (Afruex).

«Nos quieren hacer una cosa parecida a lo del cava. Hay intereses contrarios a Extremadura otra vez porque somos competitivos», enfatiza Ángel García Blanco, presidente de Asaja Extremadura.

Exportación

Ayer en Mérida, en la Consejería de Medio Ambiente y Rural, representantes de Afruex, de las organizaciones agrarias Apag, UPA y Asaja Extremadura, Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura y con la presencia de la consejera Begoña García Bernal, se habló de la postura que llevará Extremadura la próxima semana a Madrid. El texto consesuado se cerrará esta semana.

La región está preocupada por el impacto de futuras disposiciones porque la fruta de hueso tiene un peso específico en la economía extremeña. En la comunidad hay 25.000 hectáreas de frutales, se generan casi mil empleos estables y más de seis millones de peonadas en campañas. Los datos de facturación son aún más sobresalientes.

La venta al extranjero es la gran salida comercial de nuestras producciones, no el consumo interior, que ha caído en la última década. El último dato disponible, el de 2016, señala que la exportación de frutas extremeña llegó a las 139.146 toneladas, un 11% menos que en 2015. En dinero, 146 millones (-13%), debido al descenso del melocotón, la nectarina o la cereza. En cambio, la ciruela creció fuertemente. Y hablar de ciruela es hablar de liderazgo extremeño. Cada año se cosechan aquí unas 100.000 toneladas de esta fruta. La región es líder en Europa en este producto. En 2016, la exportación de ciruela alcanzó las 62.060 toneladas, un 11% más que en 2015, con un valor de 60,3 millones, un 12% más.

«La fruta extremeña tiene su singularidad y eso debe reconocerse en el documento que elabora el Ministerio», sentencia Atanasio Naranjo, presidente de Afruex y de Tany Nature, la empresa referente de la fruta extremeña. Naranjo recuerda que en Extremadura se lleva innovando desde hace décadas, introduciendo nuevas variedades y llegando a mercados donde «pocos podían pensar que íbamos a llegar. Quizás por eso ahora muchos consideran que es el momento de frenar nuestro crecimiento, aprovechando una crisis nacional de exceso de producción en la que no hemos sido responsables».

Naranjo añade además que tampoco «tenemos exceso de producción de ciruelas pero en el plan que prepara el Ministerio parece que no quiere hacer distinciones y mete a toda la fruta en el mismo ámbito». Una reflexión que comparte la organización agraria La Unión.

Singularidad extremeña

«La fruta extremeña tiene una situación específica y debemos tener una singularidad dentro del plan que prepara el Gobierno. Por el trabajo que se ha hecho de innovar y porque no hemos sido nosotros los que hemos saturado el mercado», añade García Blanco.

La región es líder en Europa en ciruelas y la exportación de fruta extremeña dejó 146 millones en 2016

El sector hortofrutícola regional no se opone en principio a un plan de arranque de frutales en España para que haya un descenso inmediato de la producción de fruta española. «Sobrarán unas 10/12.000 hectáreas pero no es el caso de Extremadura. Aquí se optó desde hace tiempo no por crecer sino por reestructurar el sector con nuevas variedades», tercia Chavero.

«Lo que no pueden es obligar a que haya arranques que no estén subvencionados y que quieran realizarlos a costa de las ayudas que reciben las organizaciones de productores. Que se incentive el arranque pero no a costa de los productores», puntualiza Francisco Gajardo, representante de Cooperativas Agro-alimentarias de Extremadura.

La región tiene un plan estratégico de apoyo al sector de la fruta cerrado entre la Junta y los productores. La consejera García Bernal señaló en su presentación las buenas cifras de la fruta de hueso en Extremadura y animó a incrementarlas «con los pies en el suelo». Crecimiento, dijo la titular de Agricultura, a través del emprendimiento, la innovación, las nuevas variedades, la inclusión de nuevos mercados y con capacidad de organizarse y agruparse en asociaciones profesionales.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos