«Queremos recuperar la tradición del vino de solera»

Matthew Stewart muestra el nuevo vino de solera . :: g. c./
Matthew Stewart muestra el nuevo vino de solera . :: g. c.
Matthew Stewart Director de exportación de Viñaoliva

Este vino va encaminado a intentar sacar un producto gourmet que ayude a sus propios clientes a identificarlos como un productor de calidad

GLORIA CASARES ALMENDRALEJO.

Después de casi dos décadas dedicado a la exportación de vinos extremeños en una bodega y en la cooperativa de segundo grado Viñaoliva, este británico defiende la necesidad de crecer con vinos de calidad a la par que se produce 200 millones de litros

-¿Hacia dónde debe ir el vino extremeño?

-Bueno, en nuestro grupo lo primero que intentamos hacer es diferenciarnos dentro de un mercado globalizado. En los vinos embotellados nos estamos centrando sobre todo en las variedades autóctonas, en los vinos que hacemos nosotros y que no se pueden hacer en otras zonas de España. También estamos intentando crecer por arriba. Estamos continuamente ampliando nuestra gama de vinos, buscando más calidad y más valor añadido. Creemos que producir 200 millones de litros de vino al año no es nada incompatible con elaborar un vino de 700 botellas, como el Gracil de Zaleo, que es un tempranillo embotellado en barrica francesa que el año pasado ganó una medalla de plata en el Concurso de Bruselas.

«Hay una tendencia fuerte en el mundo anglosajón y germano hacia este tipo de producto»

«Estamos continuamente ampliando nuestra gama, buscando más calidad y valor añadido»

-¿Y ahora en qué producto están centrados como novedad?

-Pues dentro de ese enfoque de vinos de calidad, hemos elaborado el Solera de Zaleo. Va encaminado a intentar sacar un producto diferenciador, un producto gourmet que ayuda a que nuestros propios clientes nos identifiquen como un productor de calidad.

-¿Pero el vino de solera es muy antiguo?

-Lo que queremos es recuperar una tradición muy importante en el sector vitivinícola en Extremadura, como es el vino de solera. Desde siempre en los pueblos había bodegas que elaboraban vino de solera y había gente en el pueblo que tomaba la solera. Pero con el paso de los años se ha perdido esa tradición e incluso se empezó a identificar con algo anticuado, fuerte, no apto para un gusto actual. Y de hecho los vinos de Jerez y Montilla-Moriles han sufrido una bajada fuerte en la última década por los mismos motivos.

-¿Y ahora está de moda?

-Sí, en los últimos cuatro o cinco años, sobre todo en los mercados de exportación, los vinos de solera se han vuelto a poner de moda. Hay una tendencia fuerte en el mundo anglosajón y germano hacia este tipo de vino. Hay cada vez más sherry de calidad en el mercado. Hay un proyecto, el Equipo Navazos, que es un grupo de expertos en vino de solera, que van buscando botas especiales en distintas partes de Andalucía y las envasan bajo su marca y los aficionados británicos, asiáticos y americanos se los rifan. Dentro de este cambio de tendencias, a nosotros nos interesaba mucho este tipo de vinos. Cuando mi enólogo, Manolo García Mancera, asumió las riendas de la enología en la cooperativa de Guareña, descubrió que había un vino de solera que se hacía allí desde que se fundó la cooperativa hace sesenta años. De él se saca un pequeño porcentaje cada año y se puede decir que hay una pequeña proporción de ese antiguo vino de hace 60 años. Es que la edad media del solera es de 30 años.

-¿Cuándo decidieron apostar por este vino?

-Pues lo presentamos en la Feria del Vino de Ciudad Real y tuvo mucho éxito. Llamó la atención que fuera un vino de solera extremeño y que estuviera elaborado con uva autóctona. Vimos que el vino gustaba y encima era diferenciador, así que nos embarcamos en su presentación.

-¿Ya ha sido presentado al mercado?

-Se presentó en Agroexpo, pero será en la feria del vino Prowine cuando lo daremos a conocer. Hemos buscamos una botella de gama alta, que se ha traído de Italia, un corcho natural y una etiqueta que también está diseñada en Italia, que es donde mejor trabajan el diseño.

-¿Cómo recomienda beber el vino de solera?

-De aperitivo, se suele tomar con algo de comida. Los europeos a veces también lo toman con el queso, porque suelen tomar el queso después de cenar.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos