«Prefiero trabajar en esto a quedarme parada en casa»

Sánchez Robledo durante su jornada laboral. :: L.S./
Sánchez Robledo durante su jornada laboral. :: L.S.
Lucía Sánchez Robledo | Temporera del campo

A sus 24 años, Lucía Sánchez ha comenzado a trabajar en el campo buscando una estabilidad económica mientras encuentra empleo en alguno de los sectores en los que se ha formado

ELOY GARCÍA

Encontramos a Lucía Sánchez recolectando cereza en la comarca de La Vera.

-¿Cuanto tiempo lleva trabajando en el campo? y ¿cómo ha llegado a hacerlo?

-Esta es la primera vez. En primer lugar porque tengo familia que se dedica a ello y en segundo porque no encuentro otra cosa más acorde con mi formación... y el dinero hace falta.

«El fruto es el que te marca los tiempos y te pide que lo recolectes en función de cómo va madurando»

«A pesar de haber tanto desempleo hay agricultores que no encuentran la mano de obra que necesitan»

-¿A qué se había dedicado hasta ahora?

-Un poco de todo. Tengo un Grado Superior en Administración y Finanzas y también Grado de Profesionalidad en la especialidad de piano. Hasta ahora he estado trabajando como administrativo en una residencia geriátrica, en el mantenimiento de jardines en un Ayuntamiento y también de camarera. Esto último lo sigo compaginando con lo que me va saliendo.

-Sin duda ha sido un cambio drástico...

-Así es, pero prefiero hacer esto a estar parada mientras que no me salga otra cosa, porque sigo buscando trabajo de lo que he estudiado.

-¿Qué hace ahora concretamente?

-Ahora estoy recogiendo fruta de temporada en las comarcas del Jerte y La Vera. Concretamente cerezas, que cogemos y seleccionamos para posteriormente llevarlas a la cooperativa, que es la que luego la vende a empresas que las distribuyen por todo el mundo.

-¿Se adapta bien a su nuevo empleo?

-Pues la verdad está siendo un poco duro, aunque la campaña no es larga, solo dos o tres meses. Pero el fruto es el que te marca los tiempos y te pide que lo recolectes en función de cómo va madurando, que a su vez depende de la climatología. Y claro, con el tiempo que estamos teniendo este año, con bastante frío por la mañana... resulta que se está viniendo (madurando) todo de golpe, por lo que hay que trabajar mucho e ir rápido, en función también a lo que la cooperativa a la que se lo vendemos nos exige.

-E imaginamos que jornadas maratonianas...

-Pero es lo que hay, trabajar en temporada es así. Hoy por ejemplo (por ayer) he empezado a las siete de la mañana y lo he dejado a las dos de la tarde. Una hora y media para comer y luego de tres y media a cerca de las siete. La hora de acabar no es fija, pues depende de lo que tardes en seleccionar las cerezas que hayas cogido con anterioridad.

-¿Compensa económicamente?

-Bueno, no se cobra mal pero insisto en que es muy duro. Son muchas horas seguidas las que hay que estar en pie.

-Así las cosas... ¿preferiría en algo relacionado con sus estudios?

-Por supuesto, si tengo oportunidad lo preferiría. En primer lugar porque he estudiado para ello y en segundo porque es lo que de verdad me gusta. Pero bueno, como ahora no hay otra cosa... pues me adapto. Lo que tengo claro es que prefiero trabajar en esto a estar en casa parada, como hace mucha gente.

-¿Cree que el sector agrícola sigue generando empleo en la zona?

-Claro que sí. Ahora por ejemplo aquí se necesita mucha mano de obra porque además sigue siendo un trabajo muy manual. No como con otros productos, como por ejemplo en el tabaco, donde muchas de sus labores están mecanizadas. Aquí las máquinas pueden hacer poco, al menos de momento, ya que la fruta es muy delicada y es necesario hacerlo a mano.

-Con tanta demanda de mano de obra... ¿hay problemas para cubrir las necesidades de trabajadores?

-La verdad es que sí, a pesar de que digan que hay tanto desempleo. No pocos agricultores tienen verdaderos problemas para encontrar la mano de obra que necesitan.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos