«Este año, con los precios de la fruta no vamos a cubrir costes»

Juan Fernando Dávila en su explotación de ciruelos. :: f. h./
Juan Fernando Dávila en su explotación de ciruelos. :: f. h.

Lleva una explotación de frutales de 9,13 hectáreas y está inmerso en plena recolección de distintas variedades que produce Juan Fernando Dávila Nieto Agricultor de Villanueva

FRAN HORRILLO VILLANUEVA DE LA SERENA.

Juan Fernando Dávila Nieto es un agricultor de 44 años de Villanueva de la Serena. Estudió formación profesional en la rama electrónica, pero desde hace unos años se dedica a la agricultura. Pertenece a la cooperativa Crex de Valdivia y a la OPFH Naturcrex. Se dedica a la fruta en exclusiva y, en la actualidad, está inmerso en plena recolección de las distintas variedades que produce.

-¿Cómo llegó a la agricultura?

-Por tradición familiar. Mi padre era agricultor, aunque estuvimos mucho tiempo antes trabajando en el ferrocarril en Cataluña y decidimos volver a nuestra tierra. A mí siempre me ha atraído la agricultura.

«El campo cada vez está peor. Se hace necesario suscribir más pólizas para poder sobrevivir» «Estamos abandonados. Nadie valora que somos el cultivo que más mano de obra genera en el campo»

-¿Lleva mucha superficie de cultivo?

-Actualmente tengo 9,13 hectáreas, de las cuales 4,18 hectáreas son de ciruelos, 2,48 hectáreas de nectarina y 2,47 de melocotón. La explotación frutícola la llevo yo en solitario, junto con el personal que contrato eventualmente.

-¿Es sacrificada esta profesión?

-Exige cierto sacrificio en primavera y sobre todo en verano, cuando la jornada es continua de sol a sol. En invierno es más relajado en cuanto a horas que hay que echarle, pero hay que tener en cuenta que tenemos que podar con frío o con lluvia. Cada vez son más frecuentes los sinsabores. Dependemos de la meteorología, cada vez más cambiante, y este año con los precios de la fruta, el agricultor no llegará a cubrir los costos.

-¿Cómo es un día normal en su actividad en plena campaña?

-En esta época madrugo para tener todo preparado para la recolección, y suelo llegar a casa justo para dormir. Como se suele decir, trabajo de sol a sol.

-¿Qué labores tocan ahora en el campo?

-Ahora mismo estamos en plena recolección de todas las variedades, así que todo el día con el tractor y el camión liado.

-¿Con qué perspectivas se presenta la campaña, tanto de precio como de producción?

-Tenemos muchos problemas. Los precios, según nos cuentan en la cooperativa, están muy bajos. La gran distribución no piensa en la gente como yo que vivimos del campo.

-¿Hay algún cultivo rentable en la actualidad?

-El campo cada día está peor. Yo con todos los agricultores con los que hablo, ninguno está contento. Cada vez hay que suscribir más pólizas para poder sobrevivir.

-¿Le queda margen de mejora a los frutales para ser más rentables?

-El propio mercado te obliga a tener altas producciones, con gran calidad, para poder disminuir los altos costes de mano de obra. Pero con los precios de esta campaña puedes acabar arruinado.

-¿Ve algún cultivo con futuro, como el almendro o el pistacho?

-Se habla mucho de estos cultivos, y se están plantando demasiado. No sé qué pasará cuando produzcan todos a la vez. Es una incógnita.

-¿Cuál es el principal problema que acecha al sector?, ¿qué solución aportaría?

-Por un lado la comercialización. El precio cada vez es más bajo para el agricultor y en cambio es muy caro para el consumidor. Por tanto el consumo no es alto. No es posible que el agricultor perciba 0,20 céntimos por kilo y en el supermercado no ves nada a menos de un 1 euro. Y luego, en la fruta, falta de mano de obra y estamos abandonados por todas las instituciones. Nadie valora que somos el cultivo que más mano de obra genera en el campo. Si desaparecemos nosotros se generara más paro. Y es que hay que recordar que la fruta no solo genera mano de obra en el campo, también lo hace en las centrales hortofrutícolas.

-¿Es atractivo hoy en día el campo para los jóvenes?

-A los jóvenes que conozco, desde luego, les resulta poco atractivo.

-Imagino que pertenecer a una cooperativa es vital para un agricultor hoy en día, ¿no?

-Yo en concreto pertenezco a Crex, creada en 1951, que tiene mucha experiencia en el sector y cuenta con amplios mercados comerciales. Es bueno ser cooperativista, pero también hay que involucrase en estas sociedades y no ser conformista.

Fotos

Vídeos