La Junta rechaza el recorte de fondos de la PAC y avisa de que su gestión será más compleja

Rebaño de ovejas bebiendo en una charca de Torrecillas de la Tiesa, cerca de Trujillo. :: /BRÍGIDO
Rebaño de ovejas bebiendo en una charca de Torrecillas de la Tiesa, cerca de Trujillo. :: / BRÍGIDO

Considera esencial que se mantengan los pagos directos, cuyo presupuesto se quiere reducir en un 3,9% según lo conocido

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La propuesta de borrador de la Política Agraria Común (PAC) para el periodo 2021-2027 no convence a la Administración extremeña. Aunque atisba alguna medida positiva, como el apoyo específico a pequeñas y medianas explotaciones, el Gobierno regional ve muchas más aspectos negativos. Para empezar, un recorte general del dinero destinado a la agricultura por parte de Bruselas del 5% (rebaja de fondos que en el caso del presupuesto para pagos directos es del 3,9%). Tampoco acepta la Junta que los Estados deban cofinanciar más partidas.

Más información

El borrador, del que ayer HOY avanzó algunos contenidos como el de fijar un tope de 60.000 euros en ayudas por explotación, ya está en poder del Ejecutivo de Fernández Vara. La Comisión Europea lo hizo público este jueves a última hora de la tarde. La nueva PAC tendrá un presupuesto de 365.000 millones para los siete años del próximo periodo.

«La Junta de Extremadura no considera adecuado aplicar recortes en la PAC que es una política que garantiza una alimentación de calidad a los consumidores, favorece la protección del medio ambiente y la lucha contra el cambio climático y es esencial para frenar el despoblamiento de las zonas rurales», expresa de forma genérica Yolanda García Seco, directora general de la PAC, a este periódico.

Como aspecto positivo, en cambio, «coincidimos con la propuesta de la Comisión en reforzar el apoyo a las explotaciones pequeñas y medianas, a los agricultores profesionales y a los jóvenes y vincular las ayudas a la generación de actividad y empleo», especifica García Seco.

Como ya informó este diario, uno de los aspecto que recoge el borrador de la futura PAC es el establecimiento de unos llamados planes estratégicos a desarrollar por cada Estado. Basándose en un conjunto de objetivos establecidos por la UE, los países tendrán más margen para identificar sus necesidades y definir los sistemas de intervención.

«A pesar de las buenas intenciones de la Comisión Europea este nuevo modelo puede suponer una mayor complejidad en la gestión para los agricultores y las administraciones» recalca la directoral general de la PAC.

Pagos directos, intocables

Los pagos directos seguirán siendo una parte esencial, pero se verán reducidos y, además, reorientados. La Junta de Extremadura considera esencial el mantenimiento de estos pagos y un sistema que garantice unas rentas dignas a los agricultores en los principales sectores productivos.

Los Estados tendrán la opción de transferir una parte de sus asignaciones de pagos directos al desarrollo rural y viceversa. Lo podrán hacer con mayor flexibilidad que hasta ahora dentro de esos planes estratégicos. Pero, advierte García, «una mayor cofinanciación en desarrollo rural es un aspecto negativo para las regiones más desfavorecidas como Extremadura que ya han tenido que aumentar la aportación regional para mantener estas medidas que son esenciales para la comunidad».

De otra parte, Bruselas quiere dar a la nueva PAC un mayor enfoque medioambiental y contra el cambio climático. Para la Junta se hace necesario «siempre remunerando suficientemente a los agricultores por los bienes públicos que suministran».

Los agricultores deben ser compensados por las rentas no percibidas y por los costes «y tener incentivos para prácticas medioambientales y climáticas más ambiciosas que vayan más allá de las condiciones obligatorias financiadas por las políticas de desarrollo rural».

Mientras, la organización Apag también valoró este jueves el borrador de la PAC. Dice que pone en peligro «la calidad, competitividad y rentabilidad» de las producciones extremeñas. Recortar fondos, agrega el colectivo que preside Juan Metidieri, supone restar viabilidad económica a las zonas rurales e impedir el rejuvenecimiento del campo.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos