La Junta apoya la caza porque aporta beneficios económicos y ambientales

REDACCIÓN MÉRIDA.

La Dirección General de Medio Ambiente de la Junta de Extremadura participó ayer en el V Día del Cazador Extremeño como claro apoyo a la actividad cinegética «ligada a la economía y la sociología del mundo rural» y a la conservación de los valores naturales de Extremadura. Así lo señaló el director general de Medio Ambiente, Pedro Muñoz, durante la inauguración de dicho evento que acogió la localidad pacense de Quintana de la Serena.

Muñoz reiteró que está sobradamente reconocido que la caza es necesaria para equilibrar y controlar las poblaciones de fauna silvestre y que constituye una «herramienta necesaria» para evitar el sobrepastoreo, predación sobre especies protegidas y gestión de especies de caza menor.

En Extremadura, donde más del 30% del territorio está integrado en la Red Natura, un 85% del territorio es terreno cinegético, y de éste, el 47% son cotos sociales y hay 80.000 licencias de caza. «Es la gente y los cazadores que viven y dan vida a los pueblos, los que mantienen vivo el campo que les rodea», explicó Muñoz.

«La caza es una actividad eminentemente social, y compatible con el resto de sectores que viven del campo, y que su ejercicio responsable y sostenible, será apoyado e incentivado desde la administración por los beneficios socioeconómicos y ambientales que reporta en numerosos sectores», agregó.

Por último, Muñoz anunció que desde la Dirección General de Medio Ambiente se espera publicar en breve la convocatoria de ayudas a la contratación de guardas de caza, mediante subvenciones financiadas por fondos FEADER dentro del PDR 14-20, y se está trabajando también en la simplificación administrativa, en facilitar los trámites a cazadores y gestores de la caza.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos