18 jóvenes extremeños participan en un programa de formación de Philip Morris

Uno de los momentos del programa de formación. :: armando/
Uno de los momentos del programa de formación. :: armando

Una de las líneas del curso es el desarrollo de productos que evitan la combustión

REDACCIÓN

cáceres. La VII edición del programa emprendedor para la formación de cultivadores de tabaco, impulsado por la firma Philip Morris, apuesta por la innovación en el sector, una de cuyas líneas es el desarrollo de productos que evitan la combustión.

Al programa, que comenzó ayer en la Facultad de Empresas, Finanzas y Turismo de Cáceres, asisten 18 alumnos de cooperativas de la región, entre directivos y técnicos.

El director del programa, Ricardo Hernández, explicó ayer en el arranque de esta formación que, tras seis años en los que se ha trabajado en las «capacidades emprendedoras» del sector, este año el proyecto se reinventa y estará enfocado en las oportunidades, en su exploración y explotación y la mejora de la competitividad, productividad, eficiencia y calidad.

«Es importante que todo el mundo trabaje unido, empresas, Junta y también la propia Universidad, para que Extremadura tenga la mejor posición posible en los nuevos escenarios que ya se están vislumbrando en el sector del tabaco», aseveró Hernández.

En este sentido, la responsable de Comunicación de Philips Morris España, Ainhoa Capdevila, apuntó la apuesta de la compañía por el tabaco extremeño con su compra desde hace más de veinte años y programas de excelencia de la calidad de la hoja.

Además, agregó el apoyo de esta empresa a la formación y la capacitación del sector, la «única manera» de abordar sus grandes desafíos, con este programa de emprendimiento, por el que han pasado ya 108 personas y que en esta edición participan antiguos alumnos.

Una apuesta por Extremadura que se une a la del tabaco «del siglo XXI», pues la compañía ha invertido a nivel mundial más de 3.000 millones de dólares y ha puesto a trabajar desde hace una década a más de 400 científicos en el desarrollo de productos innovadores sin combustión y que minimizan las sustancias dañinas presentes en el humo y ligadas a las enfermedades del tabaquismo, según Capdevila.

«Estamos trabajando en la comercialización de este tipo de productos en diferentes países del mundo. Desde finales del pasado año, hemos introducido gradualmente iQOS, la primera de esta gran apuesta por el tabaco sin combustión, que ya se encuentra en España y en treinta mercados del mundo», explicó la responsable de Comunicación de la multinacional.

De esta manera, se aborda el daño generado por las sustancias del tabaco, con un producto «innovador» que, a su juicio, trae beneficios funcionales y del que están recibiendo buenas sensaciones por parte del consumidor español.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos