Impulso a la retinta menos conocida

Cabras retintas en Villarta de los Montes, donde está la explotación más numerosa de Extremadura. :: /HOY
Cabras retintas en Villarta de los Montes, donde está la explotación más numerosa de Extremadura. :: / HOY

Esta variedad caprina, con solo 1.864 ejemplares, es declarada raza autóctona

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La quesería artesana Santiago Madera, en Santa Marta de los Barros, produce unos quesos de cabra reconocidos. En el doble sentido de la palabra: porque los consumidores de este producto en Extremadura saben de su calidad y porque han recibido premios nacionales e internacionales. Además de eso tiene una peculiaridad. Este negocio familiar es uno de los pocos que ha empezado a sacar provecho a una variedad caprina tan escasa como apegada a la región. Es la retinta.

Más información

El caprino retinto extremeño, con apenas 1.864 cabezas repartidas entre 11 explotaciones casi exclusivamente de la provincia de Badajoz, es noticia. El Ministerio de Agricultura ha autorizado el uso del logotipo raza autóctona a la asociación de criadores de esta peculiar retinta extremeña, la más desconocida para el gran público e incluso para el sector ganadero. La vaca retinta es la que se lleva la fama y los focos por su abundante presencia en la región y por su también peso comercial.

El uso del logotipo de la cabra retinta extremeña supone «un reconocimiento tanto a las buenas cualidades de estos animales, como el papel que estas razas ejercen en la protección medioambiental y sociocultural al fijar la población en el medio rural», reseña Agricultura.

«No hemos sabido sacarle rendimiento a este tipo de cabra muy extremeña. A ver si con cosas como el uso del logotipo de raza autóctona podemos ser más conocidos y hacer más cosas porque cabra retinta queda muy poca», reflexiona Juan Gabriel Santiago, dueño junto a su mujer Andrea Madera de la quesería santamarteña.

Anabel Santiago Madera y su padre J. Gabriel haciendo quesos. ::
Anabel Santiago Madera y su padre J. Gabriel haciendo quesos. :: / HOY

Descendiente de generaciones de pastores, enumera las cualidades de este caprino. «Es la raza que mejor se adapta a las condiciones climáticas y medioambientales de Extremadura. Se cría en extensivo o semiextensivo, a diferencia de las otras razas que son de intensivo. Produce menos cantidad de leche pero de más calidad que otras razas y su carne es más sabrosa que ninguna de ellas. El animal necesita coger más kilos antes de su sacrificio que en otros casos», resume el pastor-quesero.

Santiago cuenta con medio centenar de retintas. Consiguió el ganado caprino a través del Censyra, el Centro de Selección y Reproducción Animal que depende de la Junta y está en Badajoz. Allí es donde, en buena medida, se asegura la continuidad de una raza que ha sufrido un declive notable en las últimas cuatro décadas en la región. Tanto que está dentro de las consideradas en peligro de extinción.

Calidad diferenciada

Desde 2003 cuenta con la Asociación de Criadores de Ganado Caprino de Raza Retinta Extremeña (ACCRE) para su conservación y promoción. El colectivo quiere que esa raza tenga más visibilidad.

«Tenemos una raza única, de una calidad diferenciada. Hay un censo de animales tan reducido porque es más exigente tener una explotación así. En términos económicos este tipo de ganadería no es tan competitiva como otras porque tiene más coste y menos producción. Su alimentación en extensivo es a base de pastos, y no da tanta leche como otras razas caprinas pero su carne y sus quesos son de una calidad extraordinaria», resalta María Jesús Rodríguez, veterinaria y secretaria ejecutiva de ACCRE.

La asociación cuenta con ganaderos que tienen explotaciones caprinas repartidas por La Siberia (Villarta de los Montes, con 300 cabras retintas, la mayor de Extremadura, y Siruela), Sierra de San Pedro (Puebla de Obando y La Roca de la Sierra), y Sierra Suroeste (Oliva de la Frontera y Valencia del Mombuey). Además hay rebaños de cabra retinta en el Censyra y en la Facultad de Veterinaria en Cáceres.

«La leche de la retinta aguanta más, tiene más grasa, un complemento perfecto para las proteínas a la hora de elaborar un queso de mucha calidad», explica el quesero de Santa Marta. En su negocio, aparte de quesos, vende yogures. Próximamente empezará a comercializar cabrito ecológico.

Juan Gabriel Santiago es el único productor de retinta extremeña que puede vender sus quesos etiquetados con la distinción de proceder de esa raza. «Me ha costado tiempo y dinero pero espero no ser el único en poco tiempo. La retinta caprina es única. Espero que el consumidor y más ganaderos se den cuenta».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos