Hoy

Alivio entre los ganaderos por las últimas lluvias

Alivio entre los ganaderos por las últimas lluvias
  • Existía preocupación por tener que aumentar los costes en comida complementaria al no disponer los animales de alimentación natural suficiente

Las lluvias registradas durante las últimas semanas han acabado con la "preocupación" y el "temor" existentes en la ganadería extremeña de no contar con alimentación natural suficiente y por tanto de aumentar los costes en la complementaria.

La situación ha mejorado "notablemente" durante los últimos días, ha expresado a Efe el presidente de Ganaderos del Reino, Enrique de Muslera, sobre todo en las zonas donde había mayor "preocupación", la mitad este de la provincia de Badajoz.

Tras unos meses de febrero y marzo "muy escasos" en agua, las precipitaciones de abril y mayo están siendo abundantes, lo que ha permitido crecer la hierba, y por tanto se destinará mucho menos dinero a la alimentación complementaria.

Por su parte, en la zona oeste de la comunidad también se han producido abundantes precipitaciones, acompañadas de unas temperaturas frescas, lo que ha contribuido aún más al crecimiento de la hierba.

Todo ello ha permitido que la ganadería afronte un año "normal" pese a la preocupación existente en marzo tras un invierno "muy seco".

Aunque lo habitual es que la ganadería extremeña tenga en primavera la hierba suficiente para no depender de la alimentación complementaria, Enrique de Muslera ha recordado que los años de sequía hay que recurrir a esta fórmula para dar de comer al ganado.

Sin embargo, y pese a estas últimas precipitaciones, la ausencia de lluvia de enero a marzo ha sido tan significativa que no se han podido llenar las charcas ni recuperar las aguas de los arroyos, lo que supone una cuestión a tener en cuenta en verano.

"Las lluvias de primavera son absorbidas por el terreno, por lo que la hierba crece, pero no hay escorrentía suficiente en general para que corran los arroyos, los regatos o las charcas", ha manifestado.

Enrique de Muslera se ha mostrado esperanzado de que mayo continúe lluvioso y que no venga acompañado de temperaturas muy altas, para que la ganadería y la agricultura extremeñas afronten un verano sin sobresaltos.

Por otro lado, ha dicho que el problema "más grave" que afronta en la actualidad la ganadería extremeña es la tuberculosis bovina, recordando que algunas asociaciones cacereñas ya se han manifestado pidiendo solucionar esta problemática.

"El ganadero está cansado de que continúe habiendo casos positivos y que la administración no encuentre soluciones", ha indicado.