La Junta irá a los tribunales para impedir que Cataluña frene el cava extremeño

Un empleado de Bodegas Vía de la Plata, ayer en Almendralejo en el proceso de degüelle del cava. :: BRÍGIDO/
Un empleado de Bodegas Vía de la Plata, ayer en Almendralejo en el proceso de degüelle del cava. :: BRÍGIDO

Extremadura exigirá al Consejo Regulador que inscriba todas las hectáreas que cumplan con los requisitos para producir espumoso

CELESTINO J. VINAGRE

Apenas un año después Extremadura vuelve a tener que movilizarse para defender su cava, uno de los sectores agrarios pujantes y en expansión continua en España. La Junta, en consenso con el sector bodeguero y el productor, y buscando el apoyo de la Generalitat Valenciana, presentará batalla legal al Ministerio de Agricultura. Este ha admitido la demanda del consejo regulador de la denominación de origen Cava, controlado por los viticultores de Cataluña, de impedir nuevas hectáreas para espumoso. Los intereses catalanes son los que han impulsado una prohibición avalada por el Gobierno de Rajoy que no solo sería para un año, el próximo 2018, sino para tres, hasta 2020, como ayer adelantó HOY.

«Nos temíamos lo peor porque el Ministerio ya quiso aprobar un proyecto de real decreto de plantación de viñedos en el que poco menos que se limitaba a tomar nota de lo que decidiera el consejo regulador, y no a decidir en última instancia cómo debe ser al tratarse de una denominación implantada en siete comunidades autónomas. Conseguimos frenarlo. Ahora han dicho sí a la prohibición que piden desde Cataluña. Vamos a pelear hasta el final por impedir algo que no tiene justificación técnica», recalca Yolanda García Seco, directora general de la PAC.

«El mercado acepta lo que hay de cava, tanto de producción como de superficie de cultivo. Y hay demanda a la vista. Sobre todo de un cava como el extremeño. Quieren cortar nuestro crecimiento y eso sería un golpe para los agricultores», relata Juan Jesús Rama, presidente de la Comunidad de Labradores de Almendralejo. Rama y representantes de las bodegas almendralejenses productoras de espumoso mantuvieron ayer una reunión de cincuenta minutos para abordar las claves de las alegaciones que presentará el Gobierno extremeño el lunes al veto para que la región pueda cosechar y distribuir más cava a corto plazo.

«Buscan acabar con la libre competencia. Es su objetivo»

«Buscan acabar con la libre competencia. Es su objetivo» yolanda g. seco, directora gral. pac

«Hay demanda y hay mercado. Quieren romper nuestro crecimiento»

«Hay demanda y hay mercado. Quieren romper nuestro crecimiento» juan j. rama | presidente comunidad de labradores

Parte de esas alegaciones serán para replicar el informe de 168 páginas encargado por el consejo regulador de la DO a las universidades de La Rioja y Rovira i Virgili de Tarragona. El texto, mucho más extenso que el que presentaron el año pasado para pedir igualmente esa prohibición, concluye que hay que frenar la producción y no ampliar la superficie agraria. Hace un año el Gobierno dijo que no estaba justificada esa demanda, deseada por los viticultores catalanes. Ahora, once meses más tarde, dice que sí.

Informe irreal y legislación

Según manifiesta el consejo regulador a este periódico, esa prohibición por tres año es necesaria «para preservar los intereses de todos los operadores inscritos de manera voluntaria en esta denominación de origen protegida». Concluye que no existe demanda necesaria ni nacional ni internacional, (la exportación es mayoritaria) ni se estarían pagando buenos precios.

«Lo de los malos precios y estancamiento de la demanda será para cavas catalanes porque en el caso de los extremeños es todo el contrario. Llevamos muchos años creciendo. Ese informe adolece, de un lado, en que es general y no tiene en cuenta la realidad de cada región productora. Y, de otra parte, recoge contradicciones como poco porque España sigue siendo un productor reclamado en el resto del mundo y al que se paga un buen precio por su espumoso», reseña García Seco. «Lo que buscan es acabar con la libre competencia, la que representa nuestro cava, porque no hay justificación técnica para la prohibición de nuevos derechos de viñedo», agrega la directora general de la PAC. «Si hay que acabar en los tribunales, acabaremos», remata.

«Lo de los malos precios y estancamiento de la demanda será para cavas catalanes porque en el caso de los extremeños es todo el contrario»

La Junta está en contacto con la Generalitat Valenciana (Requena es su único municipio productor) para intentar evitar esa restricción por parte del Ejecutivo central. Restricción que se extiende también a las parcelas de viñedo acogidas a planes de reconversión. Ni siquiera estas podrán plantar variedades para cava.

La Junta va a exigir, porque la ley así lo permite, que el consejo regulador permita la inscripción de todas las viñas extremeñas que cumplan con el requisito de estar en la denominación de origen protegida. La DO Cava cuenta con 36.110 hectáreas repartidas por el país. Unas 29.000 están en Cataluña. En Almendralejo, único municipio extremeño autorizado para producir vino espumoso de calidad, hay 1.365 hectáreas. Menos de la mitad están en producción porque buena parte se han plantado recientemente. En el año 2013 solo había 350 hectáreas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos