La exportación alegra al ovino

Ovejas en una explotación situada en el municipio de Torrecillas de la Tiesa, en la comarca de Trujillo. /BRÍGIDO
Ovejas en una explotación situada en el municipio de Torrecillas de la Tiesa, en la comarca de Trujillo. / BRÍGIDO

Con los mejores precios de los últimos cinco años y una estabilidad en el sector por las cooperativas, solo la sequía nubla un buen panorama

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El ovino extremeño atraviesa una etapa feliz. «Tenemos los mejores precios de los últimos cinco años», subraya Juan Carlos Pozo, director general del grupo EA Group, liderado por la cooperativa extremeña Oviso, donde están a su vez seis sociedades de la región. Es el referente del ovino español y una cuarta parte de sus ventas son al mercado exterior, con uno nuevo recién abierto, Argelia. Las exportaciones, con incipiente protagonismo para las ventas a países que no forman parte de la Unión Europea (UE), son la clave para explicar en buena medida el gran momento de los ganaderos de ovino, un sector acostumbrado a vivir históricamente en el filo del alambre por culpa de su inestable rentabilidad.

Las exportaciones en vivo o en canal convierten al puerto gaditano de Algeciras en un punto cada vez más primordial para el mercado extremeño. «Los camiones se saben ya el camino y las ovejas se están acostumbrado a viajar después en barco», comenta risueño el ejecutivo de EA Group, con cooperativas asentadas el suroeste de la Península Ibérica al abarcar no solo territorio extremeño sino provincias de Andalucía y la Ciudad Real. EA Group tiene su sede en Villanueva de la Serena.

Otro empuje para los ganaderos de la región viene del otro lado de la Raya. Cada vez es mayor el comercio con nuestros vecinos. Si hasta no hace mucho Portugal nos vendía cordero, ahora en gran medida nos lo compra. El motivo está en que los ganaderos lusos han iniciado una importante actividad comercial con Israel y cuando sus ovejas salen hacia el país hebreo necesitan animales extremeños para reponer su censo.

Cada vez se embarcan más ovejas extremeñas en el puerto de Algeciras con destino a Libia y Argelia

Cerca del 40% del sector ovino en Extremadura está cooperativizado, una ventaja para crecer

Solo la caída del consumo nacional de carne de ovino (ha descendido un 8,4% en el primer semestre del año frente al mismo periodo de 2016) y la falta de una imprescindible lluvia para tener pastos y agua, frena un panorama aún más optimista para unos productores que han hecho frente a la crisis básicamente a través de la unión cooperativa.

En esto Extremadura es un ejemplo en España: entre el 35 y el 40% del sector ovino en nuestro territorio está agrupado en cooperativas. «Eso es una gran ventaja competitiva», enfatiza Enrique de Muslera, presidente de la asociación Ganaderos del Reino.

«En nuestra región el descenso de la cabaña ovina ha sido inferior al del resto de España. De hecho se ha mantenido relativamente estable en los dos últimos años», añade el portavoz de este colectivo integrado en la organización agraria Apag Asaja.

«El sector ofrece unos estándares de calidad muy apreciados, sobre todo por los consumidores de otros países. Y cuando hablamos de calidad hay que hacerlo obligatoriamente de Extremadura», reflexiona Raúl Muñiz, director técnico de Corderex, el sello de calidad de la raza merina extremeña, una de las más apreciadas de este ganado.

«La Lonja lleva varios meses con precios aceptables. Ahora ya no son tan buenos como los de hace unos meses pero son aceptables. Se nota que el sector está mucho más estabilizado por la presencia de cooperativas. Eso ha nivelado los precios. Antes el cordero vivía mucha estacionalidad. Subía bastante para Navidad o Semana Santa y luego se desplomaba. Ahora los precios siguen una línea de regularidad. Y se exporta mucho cordero en vivo al norte de África, sobre todo a Libia», agrega De Muslera para un primer análisis de situación.

Precios

El precio de los canales de cordero de 10 a 13 kilos hace un mes se encontraba en 778,6 euros los 100 kilos, de media. Es un 6,6% más que la misma fecha del año pasado, que se cerró con un precio medio de 696,24 euros. En el caso de los canales de cordero de hasta 7 kilos, se mantuvo en los mismos niveles que años precedentes: 1.024,9 euros los 100 kilos. En 2016 fue de 863,77.

Ovejas extremeñas durante el embarque en Algeciras.
Ovejas extremeñas durante el embarque en Algeciras.

«Los precios están bien aunque pensamos que pronto bajarán un poco. En todo caso, están mucho mejor que no hace muchos años», comenta Paula Paredes, en una finca de Torrecillas de la Tiesa (1.200 habitantes), en la comarca de Trujillo. Paula ayuda a su padre, que es encargado de una explotación con 2.500 ovejas aproximadamente.

Los precios interesantes no se dan solo en los corderos con menos peso. Fueron destacables en los canales de cordero pesado (de más de 13 kilos) y ligero (de menos de 13 kilos) en 2016. En el caso del pesado, se situaron en 498,6 euros los 100 kilos, por encima de la media europea (477,18). Ocurre lo mismo en el ligero, en el que España promedió 695,19 euros frente a los 583,2 de la Unión Europea.

Además el sector extremeño del ovino también ha conseguido en los últimos años revalorizar su actividad con el mejor aprovechamiento de la lana merina de calidad.

«Si no fuera por la falta de agua estaríamos en una situación casi inmejorable, pero eso no depende de nosotros», agrega Juan Mateos, veterinario de Copreca, la cooperativa de Trujillo integrada en EA Group.

Mateos resalta de otra parte la excelente realidad sanitaria de la cabaña ovina de la región. Por ejemplo, Extremadura ha sido reconocida por Bruselas como región oficialmente libre de brucelosis ovina y caprina.

Esta distinción, además de abrir el mercado de los animales de Extremadura para muchos países de fuera de la UE, permite también disminuir la frecuencia de los controles sanitarios de brucelosis en la cabaña extremeña. De esta forma se pasa de realizar un saneamiento anual de toda la cabaña ganadera a realizarse un control cada tres años, se recuerda desde la Dirección General de Agricultura y Ganadería de la Consejería de Medio Ambiente y Rural.

En barco

Un primer repaso a los números generales sirve para clarificar la posición sobresaliente de Extremadura en el ovino español. El censo se ha mantenido estable desde hace dos años cuando entonces bajó, como pasó en el resto de España, en la región. Según la Junta, hay en la actualidad tres millones de cabezas de oveja merina en la comunidad.

De otra parte, según información del Ministerio de Agricultura, Extremadura acaparó el año pasado el 21% del total de cabezas de reproductoras que se contabilizaron en nuestro país. Nuestra región es la primera en este apartado, seguida de Castilla y León (19% del total) y Castilla-La Mancha (16%).

En cuanto a la distribución de explotaciones de ovino por regiones, la estadística indica que Galicia (19,5% del total nacional) y Andalucía (17,9%) estaban por delante de Extremadura, con el 13,6% del total el año pasado. En 2017 Extremadura gana terrero al copar ahora el 14,3% de las fincas. Pero Galicia también crece levemente, el 19,7%, lo mismo que Andalucía, 18,1%. Este último dato contrasta con el liderazgo nacional extremeño en número de cabezas. Ello se debe a la mayor dimensión de las explotaciones de ovino de la región, que le permite acoger a un mayor número de animales.

En números redondos estamos hablando de unas 15.700 fincas ganaderas extremeñas frente a las 23.200 gallegas y las 20.100 andaluzas. Son datos correspondientes al año 2016.

«Eso es otra ventaja que tenemos. Nuestros negocios son más grandes, no tan atomizados como, por ejemplo, los gallegos. Nos hace afrontar mejor los problemas, algo que no pueden decir en otros sectores de la ganadería», tercia Enrique de Muslera. «Aquí hay un dicho que utilizamos mucho. El ovino no te hace rico pero no te arruina», añade Pozo, de EA Group.

En cuanto al número de animales sacrificados, Extremadura ocupa los últimos puestos. Se trata de una tendencia histórica. En 2016 solo el 3% de las cabezas de ovino en España fueron sacrificadas en nuestro territorio. El dato extremeño contrasta con el castellanoleonés. En las nueve provincias de esa región se mató el 33% del ganado ovino español. Después aparecen Castilla-La Mancha y Cataluña (13%).

Hay que tener en cuenta que en el año pasado los sacrificios aumentaron un 1,2% respecto al año anterior. Alcanzaron los 10 millones de cabezas. «Falta mayor industrialización. Ese es uno de los déficits», admite el director general del principal grupo cooperativo de España en ese subsector.

El número de ovinos sacrificados en España en 2016 fue de 10.112.000 cabezas, un 1,5% más en relación a 2015. Extrapolado a producción total de carne, el pasado año se alcanzaron las 117.054 toneladas.

En lo que va de año, en Andalucía y Extremadura se dan situaciones opuestas en cuanto a sacrificios de animales.

Un 12,4% más de ingresos

Mientras que en la comunidad andaluza el número de animales despiezados en los siete primeros meses del año hace que sea la región que más ha crecido en este terreno, con un 16,90%, Extremadura ha sufrido el mayor descenso, un 22,21% menos.

En cambio, donde todos los datos son positivos es en el terreno de la exportación. Las ventas fuera de nuestras fronteras como la gran impulsora del buen momento del ovino. De hecho, 2016 se cerró un 12,4% más de ingresos para los productores da carne de ovino español. Los ingresos rondaron casi los 300 millones de euros en total (incluyendo las operaciones de caprino).

El incremento en el conjunto nacional se debió fundamentalmente a las ventas a países que no son de la Unión Europea, sobresaliendo Argelia. Francia e Italia suelen ser dos de los grandes mercados comunitarios del ovino español de carne.

En cuanto al comercio de animales vivos, la foto fija del momento apunta a un aspecto curioso y brillante para los productores de Extremadura. El 69% de las exportaciones españolas de animales vivos tuvo como destino Libia. De forma general, las ventas de animales vivos creció, para el caso de los ganaderos españoles, en un 28,5% en el caso de destinos de la UE y un 3,8% en el caso de países terceros.

Gigante cooperativo

«El 25% de lo que vendemos se exporta ya. Fuimos los primeros en hacerlo y ahora ese porcentaje no solo se han consolidado como crece y es, realmente, lo que está contribuyendo a la buena situación del sector. Gracias a las exportaciones suben los precios», concluye Juan Carlos Pozo.

El director general del grupo donde se integra Ovisa reseña que la demanda de ovino extremeño desde los países árabes «se ha convertido afortunadamente en una realidad consolidada en los últimos meses».

Más

La venta a mercados exteriores de EA Group se canaliza a través de OviSpain. Entre sus principales mercados exteriores se hallan Francia, Italia, Portugal y Alemania, dentro de la Unión Europea. Por su parte, Emiratos Árabes, Argelia, Arabia e Israel destacan entre los países terceros. Argelia es el último mercado en introducirse, este mismo año, con 3.000 canales de ovino, indica Pozo a HOY.

El ejecutivo resalta el enorme peso que va ganando las ventas de animales vivos al países terceros. El año pasado se superaron los 1,2 millones de cabezas. De ellos, 900.000 ejemplares fueron a Libia. Tres de cuarto animales eran de raza merina. «Si hablamos de merino, el 80-90% de lo que se vende sale de Extremadura y por eso el sector tiene esa alegría», recalca.

Pozo es el director general de la primera cooperativa del sector a nivel nacional y europeo por volumen de comercialización. EA Group es el resultado de la unión entre Oviso, la conocida cooperativa de segundo grado de la región, y la andaluza Cordesur. Aglutina un 20% de la producción de carne de ovino entre Extremadura y Andalucía.

Canales de cordero en el matadero de Copreca en Trujillo.
Canales de cordero en el matadero de Copreca en Trujillo. / BRÍGIDO

Oviso y Cordesur están constituidas, a su vez, por ocho cooperativas de base, con un censo superior a los 825.000 ovinos. Una cifra importante. De ese censo total, 700.000 son corderos, de los que 225.000 son en canal y 475.000 en vivo.

Integra a más de 1.500 socios repartidos por las provincias de Badajoz, Cáceres, Córdoba, Huelva, Sevilla, Cádiz y Ciudad Real. «Estamos muy bien implantados y hemos conseguido una estructura muy útil para nuestros ganaderos», reseña. En EA Grupo están seis cooperativas de base de Extremadura. Se trata de Alanser, con sede en Cabeza de Buey; Castillo de Herrera, ubicada en Herrera del Duque; Castuera, establecida en el municipio del mismo nombre; Copreca, localizada en Trujillo; Fovex, de Villanueva de la Serena; y Sierra de San Pedro, de Alburquerque. Además están las andaluzas Dehesas Cordobesas, con sede en Hinojosa del Duque (Córdoba); y Ovipor, en Huelva.

El principal grupo español de ovino dispone además de nueve centros de tipificación de corderos con capacidad para 80.000 plazas de cebo distribuidos por Andalucía y Extremadura. También cuenta con dos mataderos en Trujillo y Villanueva de la Serena.

Comercial Ovinos, que canaliza el negocio de la lana, también tiene relación con EA Group al formar parte de Oviso. «La lana ha vuelto a ganar importancia. Resulta interesante su venta. Eso hace que a la hora del precio final que se paga a un ganadero por una oveja, además de por su carne, tenga un peso más importante su piel», añade De Muslera.

En unos meses la piel del cordero merino extremeño llegará a China, Comercial Ovinos exportará la piel de 250.000 corderos merinos. Asentada en Villanueva, comercializa el 30% de la lana merina española y será la primera empresa extremeña que venderá la piel de merino en territorio chino. Con esa piel se elaborarán botas, mantas para bebés o abrigos.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos