El PP exige a la Junta que defienda al campo extremeño

Plantaciones de melocotoneros en las Vegas del Guadiana. :: hoy/
Plantaciones de melocotoneros en las Vegas del Guadiana. :: hoy

El plan de medidas urgentes para la fruta dulce provoca el último enfrentamiento entre gobierno y oposición

EFE MÉRIDA.

El PP de Extremadura exigió ayer a la Junta que ejerza sus competencias y defienda al campo extremeño, en lugar de utilizar sus problemas para hacer oposición al Ministerio de Agricultura, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente (Mapama) y al Gobierno de Mariano Rajoy.

El portavoz del Agricultura del Grupo Parlamentario en la Asamblea, Francisco Ramírez, indicó que el último ejemplo de esta actitud de la Junta es lo ocurrido con el borrador del plan de medidas urgentes para la fruta dulce que negocia el Mapama «que no prejuzga cual será la postura final». Sin embargo, lamenta que el Grupo Parlamentario Socialista, «en su estrategia permanente de culpabilizar a Rajoy», haya registrado una propuesta de pronunciamiento para exigir al Gobierno que desista de su propuesta de eliminar la financiación destinada a los agricultores para las nuevas plantaciones de frutales.

Para Ramírez, la propuesta es de todo punto contradictoria, ya que, por un lado, se queja de que el sector de la ciruela no estuvo amparada en el cupo de retirada por el veto ruso el pasado verano, y por otro pide que no limitar la financiación de nuevas plantaciones de frutales en la región, pero sí un programa de arranque nacional y que se limiten en otras regiones.

Por ello, el PP extremeño ha presentado una enmienda a esta propuesta en la que se pide que no se limite la financiación de nuevas plantaciones en Extremadura, pero también que ejerza sus competencias. En esta enmienda se pide que dentro del Programa de Desarrollo Rural se fije una línea de ayudas para financiar un plan de reestructuraciones y reconversiones de nuevas plantaciones de frutas en la comunidad.

Ramírez añadió que el sector de la fruta lleva muchos años en crisis y demanda ayudas de todas las administraciones, pero la actitud que están manteniendo la Junta y el Ministerio «son muy diferentes y hay que ponerlo de manifiesto».

Así, según dijo, mientras que el Mapama ha creado un grupo de trabajo en el que está representado todo el sector y del que ha salido el borrador de medidas para luchar contra la crisis de la fruta, la Consejerías de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio no ha hecho nada dentro de sus competencias.

El diputado del PP aseguró que ello forma parte de la actitud que mantiene la Junta con el campo extremeño, a diferencia de la del ministerio «con muchas medidas que así lo atestiguan», entre ellas el adelanto del pago del 70% de las ayudas de la Política Agraria Común o la reducción de las peonadas.

«El campo no es una prioridad para Guillermo Fernández Vara y por eso no tenemos una consejería de Agricultura», aseveró Francisco Ramírez, que instó a la Junta a que «deje de echar balones fuera» y asuma sus competencias, poniendo en marcha la industrialización del sector o la convocatoria de la Mesa de la Sequía.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos