La multinacional Deoleo creará una marca exclusiva de aceite extremeño

Tosato (consejero delegado de Deoleo), Bernal y Gordillo (presidente de Viñaoliva), este viernes. :: BRÍGIDO/
Tosato (consejero delegado de Deoleo), Bernal y Gordillo (presidente de Viñaoliva), este viernes. :: BRÍGIDO

El grupo cooperativo Viñaoliva, el que más factura en la región, servirá la materia prima para elaborar un producto que pretende ser de la mayor calidad

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

El fabricante de marcas como Carbonell, Hojiblanca o Koipe y líder mundial en el sector aceitero se fija en Extremadura para seguir creciendo. La multinacional Deoleo (de capital mayoritariamente español) se alía con el grupo Viñaoliva, la sociedad cooperativa que más facturó en la región el año pasado, para poner en circulación un nuevo aceite, en este caso extremeño, que llegará a más de cien países gracias a su vasta red de distribución. Con una marca aún pendiente de fijar, el acuerdo entre las dos partes, firmado este viernes en Almendralejo, llega para comercializar un aceite de calidad y con el que se pondrá en valor las variedades autóctonas de aceituna.

Viñaoliva es la mayor productora de aceite de oliva de Extremadura, con un volumen medio anual de 10 millones de kilos entre sus cooperativas asociadas (10 de las 26 hacen aceite). Mientras, el grupo Deoleo, a pesar de las serias dificultades del último lustro, logró cerrar con 692,3 millones de ingresos el año pasado y mantiene una cuota de mercado mundial que ronda el 11%, aunque en sus mejores tiempos llegó a ser de un 19%.

«Alianzas entre estas dos empresas nos deben servir de ejemplo en Extremadura. Entre unos agricultores con productos de gran calidad y un gran distribuidor que apuesta por un sistema de producción sostenible y por un producto diferenciador», enfatizó la consejera de Políticas Agrarias, Begoña García Bernal, presente en la firma del acuerdo.

Tanto Deoleo como Viñaoliva agradecieron a la Junta su trabajo para estampar una colaboración que, como resaltó Pierluigi Tosato, consejero delegado de la multinacional, sirve para consolidar la estrategia de la aceitera de poner a disposición del consumidor «un modelo de producción orientado a la calidad y la trazabilidad». Supondrá, de forma práctica, una marca de aceites sostenibles de Extremadura e implicará la comercialización conjunta de estos aceites.

Todos ganan

«Con este acuerdo ganamos todos», enfatizó Tosato. Deoleo se asegura el aprovisionamiento de una materia prima excelente y supervisada desde el origen. Viñaoliva garantiza a sus socios un sistema de precios justos, aseguró el ejecutivo de Deoleo, y que se den a conocer sus aceites gracias a la multinacional. También se beneficiará el consumidor, incidieron las dos partes, porque la transparencia sobre qué producto consumirá se acentúa.

Variedades autóctonas y recogida más temprana

El presidente de Deoleo no solo ensalzó las bondades del aceite extremeño y de sus productores. A estos últimos les puso deberes. A juicio de Tosato, hay que cambiar determinadas prácticas para producir aceites de más calidad. Una de ellas es la recogida tardía, «buscando el máximo de rendimiento graso. Hay que pasar a una recolección temprana o más temprana» Del mismo modo, la multinacional incide en que las inversiones en el sector cada vez se están dirigiendo más al olivar superintensivo, con predominio de la variedad arbequina. «La abundancia de esta variedad puede acabar siendo un problema debido a la poca estabilidad del aceite ya que pierde muy rápidamente sus características». Entiende Tosato que para lograr que los aceites mantengan sus rasgos y la categoría virgen extra es necesario dar protagonismo también a otras variedades que se producen en el olivar tradicional que existe en nuestra región.

El pacto entre el grupo cooperativo extremeño y la empresa líder de la distribución de aceite no pone de momento cifras concretas sobre la mesa. «No podemos decir cuántas toneladas comercializará Deoleo de nuestros socios. Todavía no está definido. Lo primero es poner en marcha esta colaboración por la calidad, la trazabilidad y el desarrollo sostenido para hacer un producto diferenciado», sentenció José Luis Gordillo, presidente de Viñaoliva.

Recalcó Gordillo que tampoco se puede asegurar cuándo saldrá al mercado la primera marca del nuevo aceite que distribuirá Deoleo. «Primero hay que cumplir con una serie de requisitos. Entre ellos, conseguir que una empresa certificadora convalide el nuevo producto de calidad que se va a poner en el mercado y sus características».

La producción de aceite de oliva en las 131 almazaras extremeñas durante el primer cuatrimestre de la campaña 2017/2018 ha alcanzado las 70.389,79 toneladas, según los datos de la Agencia de Información y Control Alimentarios.

No hay cifras concretas todavía de cuántas toneladas se venderánni a qué precio

De esas unas 58.000 toneladas corresponden a las 81 almazaras de la provincia de Badajoz y el resto, 12.000, a las 50 ubicadas en la de Cáceres. Hay un constante crecimiento de las hectáreas certificadas en aceite ecológico. También de las que cuentan con el apoyo del riego para garantizar producciones.

Desde el Gobierno regional esa es la línea a seguir para el sector del aceite de oliva extremeño, «un producto agroalimentario de máxima calidad», a la vez que se resalta el peso socieconómico que tiene en nuestra comunidad autónoma.

Begoña García Bernal comentó que históricamente la región y sus empresas han tenido un déficit notable a la hora de comercializar los productos agroalimentarios. El hecho de que una empresa, una gran cooperativa, se asocie con una distribuidora con presencia en gran parte del mundo es un «salto cualitativo», agregó la consejera de Políticas Agrarias.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos