DEMASIADOS CAMBIOS PARA NEGOCIAR LA PAC

Lo más preocupante no es que un nuevo equipo tome las riendas, porque el PSOE dispone de profesionales cualificados, sino que en no mucho tiempo entren otros responsables tras unas elecciones anticipadas

ANÁLISIS AGRARIO JUAN QUINTANA

El escenario agropolítico en España ha experimentado un insospechado cambio. Para empezar se ha sorteado la amenaza de que el sector agrario perdiera visibilidad, habiendo adquirido incluso más entidad con un nuevo ministerio, deslindado del de medio ambiente. El absurdo conflicto ideológico del medioambiente, como bandera conservacionista, frente a la agricultura, como actividad económica consumidora de recursos, ha llevado en épocas previas a un peloteo gubernamental que ya costaba digerir y que en este caso no se ha producido.

La ministra saliente, Isabel García Tejerina ha tenido sus defensores y detractores, como es normal. Lo que se le debe reconocer es su gran conocimiento de los entresijos de la negociación política europea y nacional. Una ministra dura, pero no hostil, que ha sabido manejar a la vez muchos hilos y defender con escasas fisuras los intereses del sector agrario español. Pero quizás lo que ha dado más solvencia a su línea política ha sido el alejarse de ideologismos ineficientes y saber entender que los intereses de nuestro sector agrario se protegen mucho mejor si se integran en los objetivos del agro europeo, avanzando hacia una Europa más global, que no es otra cosa que hacer política de Estado.

Se va una ministra en medio de un complejo y novedoso proceso de negociación con Bruselas y con otros socios comunitarios, sobre el futuro de la Política Agrícola Común. Un periodo en el que el 'brexit' va a definir un incierto escenario, muy probablemente marcado por la pérdida de recursos financieros. La mencionada salida del Reino Unido y las cada vez más complejas políticas de inmigración y de seguridad europeas, entre otros motivos, condicionan un proceso de negociación difícil. Hay que recordar que la ministra saliente acaba de sellar una alianza con Francia, Portugal, Irlanda, Italia y Finlandia, que veremos si se mantiene con el nuevo equipo negociador. Al menos, el nuevo ministro, Luis Planas, conoce el sector y tiene experiencia negociadora, lo que es un buen punto de partida.

Sin embargo, lo más preocupante no es que en este delicado proceso de negociación un nuevo equipo tome las riendas, porque el PSOE dispone de profesionales cualificados para ello. El riesgo añadido es que en no mucho tiempo, quizás un año, entren otros nuevos responsables, tras unas previsibles elecciones anticipadas. A río revuelto ganancia de pescadores, y en este caso, estos no son otros que algunos de nuestros socios comunitarios que, sin lugar a dudas, intentarán sacar el máximo partido a los previsibles bandazos y fisuras.

Tejerina abanderó algunos proyectos estratégicos, como la Ley de la Cadena Alimentaria que ha habilitado los mecanismos para el adecuado control de los eslabones de la cadena y la eliminación de prácticas que, de forma poco lícita, van en contra de los intereses de los eslabones más débiles de la cadena, como son los agricultores y ganaderos; dicho sea de paso, en parte por su todavía reducida capacidad organizativa. En esta misma línea y para favorecer esta organización y concentración, la Ley de Entidades Asociativas Prioritarias, también ha sido una herramienta que en los últimos años ha empezado a mostrar su eficacia, paso a paso.

Una cuestión que tampoco ella volvió a poner sobre la mesa es la resolución de la escasez hídrica en varias de las cuencas, en concreto la del Júcar y Segura. El denostado trasvase del Ebro que fue borrado por el gobierno de Zapatero, no volvió a replantearse ni con Arias Cañete ni con García Tejerina. La realidad es que mientras que determinadas cuencas como la del Ebro vierten de forma masiva agua al mar y sufren enormes inundaciones, otras no consiguen llegar a mínimos. Cuesta creer en la inviabilidad técnico-económica del proyecto, no tanto en sus importantes barreras políticas. Todavía no ha llegado el momento, pero algún día alguien pondrá el cascabel al gato y resolveremos este problema de una vez por todas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos