«Creo que el sector agrícola no está de capa caída»

Montero en una de las instalaciones de riego llevadas a cabo . :: R.M.
Gregorio Montero | Venta de maquinaria y riegos

Apuesta por un agricultor empresario que invierta y automatice las explotaciones

E. G. R. TALAYUELA.

Este empresario ve con optimismo la situación del sector en la región.

-¿Cómo comienza su relación con el sector agropecuario?

-Siempre he estado relacionado con el mundo del campo, pues mi padre lleva más de 30 años dedicándose al sector del riego. Yo estudié Empresariales y empecé a trabajar en la empresa familiar, Agro-Riegos Montero, en la sede de Talayuela. En principio me ocupé de la venta de maquinaria agrícola, pero desde el año 2011 abrimos una delegación en Don Benito (Badajoz) y me trasladé allí como director comercial.

«Hay que reconocer que la crisis no ha afectado tanto al campo como a otros sectores, como por ejemplo la construcción»«Debemos ser conscientes que para ser rentables hay que invertir en maquinaria, ajustar gastos, ahorrar en mano de obra...»

-En Talayuela siempre han sido muy conocidos. ¿Por qué deciden abrir otra sede en la provincia de Badajoz?

-Como decía antes, mi padre lleva más de tres décadas en este negocio, de los cuáles los últimos 15 han sido con su propia empresa. Recuerdo que cada año asistía a la Feval de Don Benito, por lo que era consciente que en aquella zona había posibilidad de negocio, que si nos establecíamos allí podíamos crecer y así lo hicimos. Allí llevamos algo más de cinco años y la verdad es que vamos creciendo y cada año tenemos más clientes. De hecho a nivel de facturación ya nos hemos igualado con la sede de Talayuela.

-¿Qué diferencias hay en el trabajo que desarrollan entre ambas ubicaciones?

-Principalmente los tipos de cultivo, que son diferentes. En Don Benito trabajamos plantaciones de frutales, tomate y maíz, mientras que en Talayuela principalmente se trata de explotaciones de tabaco y almendro.

-Teniendo experiencia tanto en la provincia de Cáceres como en la de Badajoz... ¿Cómo ve el sector a nivel regional?

-El campo lo veo bien. Es cierto que siempre hay quejas, principalmente por parte de los agricultores, pero es algo típico de todos los sectores. Hay que reconocer que la crisis no ha afectado tanto al campo como a otros sectores, como por ejemplo la construcción, porque de hecho se va manteniendo. Lo que ocurre es que el campo cada vez te exige más y ahora el agricultor también tiene que ser empresario. Debe ser consciente que para que su plantación sea rentable debe invertir en maquinaria, debe ajustar gastos en lo que pueda, debe ahorrar en mano de obra,... de esta forma el buen agricultor, el que hace bien su trabajo, acaba consiguiendo que su explotación sea rentable y que le quede dinero a final de la campaña. Por otro lado tan solo es necesario dar un paseo por las explotaciones para constatar que cada vez cuentan con más infraestructura, que de hecho cada vez se está invirtiendo más en su modernización y automatización y que las fincas en venta cada vez valen más. Y eso es una señal inequívoca de que el campo no está de capa caída, de que no va mal, o al menos no tan mal. Hoy por hoy, en líneas generales en lo que a la región se refiere, en la agricultura se gana dinero, aunque tal vez no tanto como el agricultor quisiera y por su puesto no tanto como se ganaba antes en el sector tabaquero. Creo que el sector agrícola es un sector que por lo menos en Extremadura funciona.

-Son ya muchos años en contacto con agricultores y ofreciendo diferentes servicios. En este tiempo, ¿cómo ha cambiado la labor que desarrolla su empresa?

-En este tiempo cada vez es un trabajo más técnico. Por poner un ejemplo, ahora contamos con cuatro ingenieros en la plantilla, mientras que cuando empezamos no teníamos ninguno. El mercado te pide ahora más tecnificación, más control en el gasto de agua, más automatización, etcétera. Nosotros asesoramos a los agricultores para que vayan en esta línea, porque además es la misma en la que va la Junta de Extremadura, que está subvencionando este tipo de inversiones encaminadas a hacer más sostenibles y viables las explotaciones. Quiero decir, por ejemplo, que antes el agricultor tenía a una persona para que le cambiase los aspersores y ahora cuenta con un sistema automatizado que los cambia y que además le manda un mensaje al móvil si detecta que se está gastando más agua de la debida.

Fotos

Vídeos