Un centenar de ganaderos exigen a la Junta medidas contra la tuberculosis

Protesta de los ganaderos en Mérida / BRÍGIDO

La manifestación, convocada por la organización profesional agraria La Unión Extremadura, ha terminado a las puertas de la Asamblea

EFE

Casi un centenar de ganaderos se han manifestado hoy a las puertas de la Presidencia de la Junta de Extremadura para exigir la puesta en marcha de las medidas aprobadas en la Asamblea regional para luchar contra la tuberculosis bovina.

La manifestación, que ha terminado a las puertas de la Asamblea, estaba convocada por la organización profesional agraria La Unión Extremadura, y ha contado además con la presencia de representantes del PP y Podemos, formaciones con las que posteriormente se han reunido.

El secretario técnico de La Unión, Luis Cortés, ha asegurado que se ha optado por buscar el apoyo de los partidos porque el presidente de la Junta, Guillermo Fernández Vara, «no hace caso a los ganaderos, ni responde al requerimiento que se le ha hecho».

Cortés ha afirmado que, de no ser recibidos por el PSOE, dejarán en el registro el proyecto de ley que La Unión ha elaborado, para que se presente y se apruebe en la Asamblea.

Entre las medidas propuestas, ha destacado una indemnización a los ganaderos por las pérdidas reales que tienen, un saneamiento de la cabaña cinegética «si es la que realmente está infectando» y dotar a los ganaderos del derecho al contranálisis, porque «no se puede matar vacas y que el resultado posterior afirme que estaba sana».

En este sentido, ha aseverado que, según las cifras de la Junta de Extremadura, en el año 2015, el 98,7 por cierto de los animales sacrificados estaban sanos y sólo el 1,3 por ciento fueron decomisados.

Asimismo, ha dicho que en la región existen una 15.000 explotaciones del sector vacuno y caprino, de las cuales en torno a 2.000 explotaciones están infectadas, el 12,9 por ciento del total.

El resto de explotaciones no están infectadas pero, en cualquier momento se pueden infectar, porque durante el año 2016 la prevalencia ha subido un 0,73 por ciento, según los datos de la Consejería, ha apuntado.

Por una vaca o una cabra sacrificada por positivo en tuberculosis bovina se paga «menos de la mitad» de su importe, lo que supone una pérdida de «en torno a 800 euros por vaca y 120 por cabra sacrificada», ha añadido.

Por su parte, el diputado popular Francisco Ramírez ha criticado que la única solución que se le ha ocurrido a la Junta ha sido matar a todas las vacas y a todas las cabras, un hecho que «está arruinando a miles de familias».

Por último, la presidenta del Grupo Parlamentario de Podemos en la Asamblea, Irene de Miguel, ha denunciado que las políticas que esta desarrollando la Junta son nefastas y sólo llevan a la expulsión de más gente del mundo rural y a que los ganaderos se encuentren en una crisis.

Fotos

Vídeos