Cava: Borrachos de 'procés'

J. R. Alonso de la Torre
J. R. ALONSO DE LA TORRE

En España, se produce cava autorizado en Cataluña, Requena (Valencia), algunas zonas de Ribera del Duero y Rioja y en Almendralejo. El Consejo Regulador del Cava está controlado por los productores catalanes, que tienen más poder por disponer de más hectáreas reconocidas: de las 36.000 hectáreas autorizadas, 29.000 están en Cataluña, 4.000 en Requena, 1.400 en Almendralejo y las otras 1.600 se reparten entre Ribera y Rioja. Ese poder catalán ha llevado al Consejo Regulador a pedir al Ministerio de Agricultura que limite el incremento de la superficie de viñedo dedicada a la elaboración de cava. Y el Ministerio ha accedido. La sospecha inmediata es que lo ha hecho para no irritar a Cataluña, contentando a las grandes bodegas que han manifestado su «españolismo». El problema es que las previsiones de crecimiento de las plantaciones de viñedos para cava en Almendralejo o Requena no se iban a hacer a raíz del boicot al cava catalán, algo coyuntural que no garantiza nada a medio plazo, sino pensando en la exportación: el cava de Extremadura, Castilla, Rioja y Valencia ha conseguido abrir mercados internacionales y su crecimiento depende fundamentalmente de las ventas a otros países. El 'procés' y sus derivaciones comerciales poco juego van a dar en el tema del cava porque los bodegueros trabajan con previsiones a año y medio. La producción de este año está distribuida y prácticamente vendida. Lo importante es el futuro y la exportación, algo que no quieren entender en un Ministerio que parece borracho de 'procés'.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos