El número de explotaciones afectadas por tuberculosis bovina baja un 26%

Terneros sin tuberculosis bovina en una explotación cercana a Mérida. :: BRÍGIDO/
Terneros sin tuberculosis bovina en una explotación cercana a Mérida. :: BRÍGIDO

La Junta valora el esfuerzo desarrollado y apunta que se han realizado 825.000 vacunaciones hasta ahora, mientras que los ganaderos reclaman nuevas medidas

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

La incidencia de la tuberculosis bovina en Extremadura se reduce en un año. A expensas de las cifras de diciembre, 2017 será mejor que 2016 respecto al impacto de la enfermedad en la cabaña ganadera. Junta y organizaciones agrarias hicieron ayer balance de los datos hasta ahora conocidos en la reunión de la Mesa de la Tuberculosis. Sin euforia, hubo coincidencia en que la situación se ha aliviado, sobre todo por el trabajo sanitario ejecutado, pero desde los ganaderos se reclama un esfuerzo extra a las administraciones respecto a un mayor control de ciervos y jabalíes y se solicita elevar las indemnizaciones que se pagan por cada res sacrificada.

«Es una obviedad que la situación ha mejorado, sobre todo respecto a como estaba hace dos años, pero las medidas que se han adoptado nos parecen insuficientes para compensar la pérdida de rentabilidad de las explotaciones afectadas», resume Juan Metidieri, presidente de Apag Asaja. «La realidad es mejor pero quedan cosas por hacer en cuestiones muy importantes como el control de las especies cinegéticas que propagan la tuberculosis y en más medidas de apoyo al sector ganadero», remata Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE.

Tanto Metidieri como Huertas asistieron a la reunión convocada en la Consejería de Medio Ambiente y Políticas Agrarias, donde también estuvo una representante del Ministerio de Agricultura, para evaluar la incidencia de la tuberculosis bovina en lo que va de año. En este encuentro, Antonio Cabezas, director general de Agricultura y Ganadería, expuso las grandes cifras.

Así, la prevalencia acumulada por explotaciones es del 8,9%. Esto es, casi nueve de cada cien explotaciones ganaderas analizadas han contado con algún caso de tuberculosis bovina. El año pasado, por estas fechas, alcanzó el 12%. Un 26% menos.

Estadística

Cabezas reseñó especialmente la disminución de las nuevas explotaciones infectadas en 2017. Son un 3,63% del total, porcentaje muy alejado del 10,26% de 2015 e incluso del 6,52% del año pasado. Hay que señalar que el año pasado estuvieron afectadas 1.176 explotaciones y que en este son 872.

Otro apunte es que la incidencia de la tuberculosis sobre animales es ahora de un 0,51% mientras que el pasado año el porcentaje fue más alto, un 0,7%. El número de animales vacunados ha alcanzado los 825.334 y las explotaciones saneadas llegan a las 9.899.

La comarca más afectada, con datos a 15 de noviembre, sigue siendo la de Navalmoral, con un número de positivos 12 puntos por encima de la media de la región, y aun así también ha visto reducir su prevalencia en un 35% con respecto a 2016.

«El control sanitario es bueno pero falta controlar más el abultado censo de ciervos y jabalíes. Hay que cazar más, sobre todo en zonas de caza menor donde su presencia es bien visible», concreta Metidieri. Huertas añade que no solo hace falta que se pueda cazar más sino que se pongan en marcha planes comarcales para detectar la fauna silvestre existente. «Tenemos que saber realmente cuántos son», afina.

Sobre la tuberculosis bovina también se pronunciaron ayer Luis Cortés (La Unión) y Ángel García Blanco (Asaja Cáceres). Para el primero, la Junta «no hace nada para controlar la tuberculosis en las especies cinegéticas, con lo que podemos seguir matando vacas y cabras pero no controlaremos la enfermedad». Para García, los datos cada vez son más ocultos en tuberculosis bovina y señala que se han paralizado los saneamientos de las explotaciones en el sector del caprino.

Sobre el caprino, el director general de Agricultura y Ganadería indica que el programa de erradicación de tuberculosis está respondiendo «dentro de lo previsible, con unos datos de prevalencia no muy elevados, máxime si tenemos en cuenta que es la primera vez que se aborda el control de la enfermedad en las explotaciones caprinas en su globalidad». El dato de prevalencia acumulada, con 3.542 explotaciones de caprino analizadas, es de un 5,98%.

Más

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos