«El calor se ha notado en el cuaje del tomate este año»

Agapito de Paz vive estos días pendiente de la cosecha. :: e. d./
Agapito de Paz vive estos días pendiente de la cosecha. :: e. d.
Agapito de Paz Coronado, Ingeniero Técnico Agrícola

La cosecha de esta hortaliza en las Vegas Altas llega unas semanas antes de lo previsto debido a las altas temperaturas

ESTRELLA DOMEQUE DON BENITO.

Agapito de Paz Coronado, de 41 años, es una de esas personas que llegó a la agricultura por tradición familiar. Lo hizo porque era un mundo, el del campo, que le apasionaba. Un sentimiento que continúa hoy, años después de haber convertido su pasión en su trabajo, como Ingeniero Técnico Agrícola. Como es habitual, en estos primeros días de agosto su jornada se centra en el tomate, un cultivo al que intenta sacar cada año la mayor rentabilidad posible.

-¿Cómo llega al mundo de la agricultura?

-Vengo de una empresa familiar agrícola, de gran tradición. Me quedé con la empresa y por ello he seguido vinculado a la agricultura. Tenemos varios cultivos como tomate, arroz, girasol y algo de pimiento.

«El año pasado sufrimos la tormenta y, en este, el calor, por lo que las cifras serán similares» «Yo esperaba empezar a cosechar el 5 de agosto y llevo desde julio. Y eso al final supone una merma»

-¿De cuántas hectáreas hablamos?

-En tomate llevo unas 90 hectáreas de tomate, 20 hectáreas de arroz, unas 10 hectáreas de pimiento y otras diez de girasol. Además, como rotación de cultivo he sembrado algo de trigo.

-El pimiento no es muy habitual en la zona.

-Sí, quizás es un cultivo más habitual en la zona de las Vegas Bajas, pero por aquí es verdad que no se maneja mucho este cultivo. Sembré algo el año pasado, no se dio mal, y este año he repetido.

-¿De los cuatro, es el tomate el más rentable?

-Es el que intentamos que nos sea más rentable, depende siempre de la cantidad que saquemos, pero como ya se sabe es el cultivo estrella de esta zona. Es un cultivo que te puede dejar dinero, pero también lleva unos gastos muy altos. Los precios están muy ajustados y si no te vas a producciones altas no llevas las espaldas cubiertas.

-¿Y cómo se hace para sacarle rentabilidad?

-Intentando mimarlo al máximo y estando muy encima de él. Y este año centrados en el calor. Se ha notado mucho en el cuaje de los tomates y las plantaciones se han venido abajo antes de lo esperado. De hecho yo esperaba empezar a cosechar el 5 de agosto y llevo desde julio. Y eso supone al final una merma.

-¿Otros inconvenientes al margen del calor?

-No, porque al principio hubo unas tormentas, aunque en mi caso no me afectaron, fue en unas zonas muy limitadas y de pocas hectáreas. En mi caso, solo las altas temperaturas.

-¿Y en el caso de otros cultivos?

-Para el arroz como aún no ha venido la espiga no sé si nos afectará, a mí creo que no. En el pimiento creo que tampoco demasiado, aunque también afecta mucho porque, al igual que el tomate, te corta las flores.

-Se encuentra ya en plena faena del tomate.

-Sí, ahora mismo estamos en plena campaña del tomate. Estamos cosechando los primeros tomates que plantamos y la cosecha está yendo un poco peor de lo que esperábamos, sobre todo por las altas temperaturas que hemos tenido, pero nos estamos defendiendo bastante bien.

-¿Es uno de los cultivos que da más trabajo?

-En mi caso sí, mucho gasto y mucho trabajo. Ahora mismo estamos todo el día en la cosechadora, con los tractores, para intentar hacerlo lo mejor posible. Y más contrataciones, damos bastantes jornales, como unas diez personas ahora mismo repartidas en las distintas tareas. Y en cuanto a gastos, una hectárea de tomate te puede salir, desde el punto de vista empresarial, por unos 6.000 euros. De ahí la importancia de sacarle rentabilidad.

-¿En comparación con el año pasado, cómo valora la campaña?

-Van a ser parejas, creo. El año pasado tuvimos los inconvenientes de la tormenta y la lluvia, y este año las altas temperaturas. Las cifras serán similares y podremos dar por bueno el año.

-¿Cree que en Extremadura se valora al sector?

-La agricultura genera mucho movimiento, entre camioneros, peonadas de la gente, el que va al bar, o echa gasolina, las fábricas y los empleos que generan, puede uno hacerse una idea de lo que supone. Pero no se valora lo suficiente, creo que los agricultores no estamos bien vistos por la sociedad, pero también a nivel político creo que no estamos muy apoyados. La agricultura es uno de los motores de esta zona.

-¿Y recomendaría esta profesión a los jóvenes que empiezan ahora?

-Con lo entusiasmado que estoy con mi trabajo, sí lo recomendaría. Pero quizás desde el punto de vista económico te podría decir que no, que no se van a hacer ricos. El que se meta en esto, que sea porque le guste, no por dinero.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos