El auge del ibérico abre una guerra de precios

Cerdos ibéricos puros durante la montanera junto a un empleado de una finca próxima a Mérida. /J. M. R.
Cerdos ibéricos puros durante la montanera junto a un empleado de una finca próxima a Mérida. / J. M. R.

La mesa de la Lonja, básica para el sector, no ha fijado todavía la cotización de los cerdos con destino a denominación de origen

Celestino J. Vinagre
CELESTINO J. VINAGRE

Guerra de precios en un momento de esplendor del porcino ibérico. Vive una etapa dulce, con los mejores precios en la última década, y tanto industriales como productores ven cómo la demanda interna repunta, la externa se dispara y vuelve a ser un producto solicitado. Tanto que unos (productores) quieren que se les pague más por sus animales puros mientras que los otros (industriales) apuestan por una subida mucho más moderada.

Más información

Ese pulso se ha disparado en los últimos días. La mesa de precios del ibérico de la Lonja de Extremadura no ha desvelado la cotización para esta campaña de los ibéricos puros que comerán bellota para ser calificados por la denominación de origen (DO) Dehesa de Extremadura. En cambio, desde hace semanas ya se conocen las cotizaciones de los ibéricos de bellota que no van a la DO o los cruzados, por ejemplo.

La mesa de precios es la referencia, el indicador que guía la práctica totalidad de operaciones de compraventa en el sector. Ahí se sientan en representación de la industria empresas de Extremadura o asentadas en ella (Montesano, Monteporrino, Morato y Estirpe Negra) pero también de Guijuelo (Marcial Castro) o Jabugo (Sánchez Romero Carvajal).

«No es raro que a estas alturas no esté fijada esa referencia. Se hará en la reunión de hoy. Creo que se ha generado una polémica donde no debería haberla. No se ha hablado todavía de precios porque no había un nivel de operaciones razonable», resume Francisco Javier Morato, director general de Embutidos Morato. Es vicepresidente de la mesa de precios del ibérico.

La barrera de los 40 euros

En cambio, desde el sector productor se sugiere que si no se han puesto es porque no le interesa a la industria. Hay demanda, es una montanera complicada y las bodegas tienen pocas existencias. Por tanto, el precio debe ser alto, el más elevado en los últimos diez años. Las estimaciones son que se puedan pagar a 40 euros la arroba de ibérico puro para nuestra denominación de origen. Cifra récord en época reciente.

«A estas alturas ya se debería haber fijado en la Lonja, pero la industria los ha bloqueado hasta que no quede más remedio que ponerlos», replica Javier Solano, presidente de la Asociación de Productores de Cerdo Ibérico. Solano es vocal, en representación del sector productor, en esa mesa de precios.

Además, Asaja Extremadura, que dirige Ángel García Blanco, criticó ayer que los ganaderos con cerdos ‘Dehesa de Extremadura’ «han comenzado a sacrificar sin que la Lonja haya sido capaz de marcar precio. Ha tenido que ser una empresa privada la que haya fijado para sus compras a través de un medio de comunicación [el diario HOY] los precios que regirán para este ejercicio».

Se refiere a Señorío de Montanera, que ha comprado 7.750 cerdos (son un tercio de los que entraron en total en montanera el año pasado para la DO). Por ellos pagará entre 39,20 y los 41,70 euros/arroba. «Es un intervalo de precio adecuado a la calidad de los mismos. Confiamos en que al indicarlos públicamente se fuerce a la Lonja a fijar por fin un precio para esta categoría y lo que se publique se adecue a la realidad», remata la industria.

«Señorío ha tenido la honestidad de publicar en HOY los precios de los cerdos de bellota 100% ibéricos de DO ante la ausencia de cotización de la Lonja. Me indigna el perjuicio a los grandes ganaderos de esta categoría», resume Lucía Maesso, presidenta de Aeceriber (Asociación Española de Criadores de Ganado Porcino Ibérico Puro).

Maesso considera que «ni de lejos está bien pagado un guarro para DO, que debería llegar a los 42 euros y más cuando hay operaciones de ibéricos puros sin DO que se ha llegado a los 40 euros».

Javier Morato puntualiza que se ha actuado «con responsabilidad» al no fijar ese precios hasta hoy. «Es el momento. Antes no había operaciones suficientes en el mercado para fijar un referencia». Y agrega que «es lícito que cada uno intente sacar el mayor beneficio posible pero lo que no se puede poner es en tela de juicio a toda la Lonja por la mesa de precios. Ni es justo ni es bueno».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos