Asaja prevé una buena producción en la campaña de miel gracias a las lluvias

Asaja prevé una buena producción en la campaña de miel gracias a las lluvias

Durante la segunda quincena de junio concluirá la cosecha de polen y de mieles claras en la comunidad

EFE

El Sector Apícola de Asaja Extremadura prevé una buena producción, al menos en niveles medios, en la campaña de miel de este año -que acaba de iniciarse en la comunidad- debido a las lluvias de las últimas semanas pues «los campos están hoy con flores como no se encontraban en años».

Así lo ha asegurado en declaraciones a Efe el responsable de este área en la organización, Paulino Marcos, quien ha destacado que «las perspectivas son buenas» para esta campaña.

Aunque aún es pronto para «hablar de cifras concretas», pues todo dependerá de que el mes y medio de campaña no experimente grandes cambios climatológicos, el sector extremeño espera que en este ejercicio se modifique la tendencia de producciones a la baja de los últimos años.

Durante la segunda quincena de junio concluirá la cosecha de polen y de mieles claras en la comunidad.

Según Paulino Marcos, en las próximas semanas será «fundamental» que no se produzcan demasiados dientes de sierra de temperatura (días calurosos alternados con jornadas frías), para que las buenas perspectivas no se reduzcan.

«Episodios constantes como los acontecidos en este puente de mayo, con bajadas de temperatura, serían muy negativos para las flores», ha precisado, por lo que el sector espera que el clima primaveral se asiente definitivamente en la comunidad autónoma.

Una campaña enmarcada en valores normales alcanza una producción en la comunidad de en torno a los seis o siete millones de kilos, mientras que en el caso del polen ronda los 700.000 u 800.000 kilos.

Las labores de recolección del polen ya se han iniciado, tras el periodo previo para reponer las colmenas muertas, unos trabajos que han supuesto un importante coste debido a la mortandad producida durante el periodo anterior de sequía de otoño-invierno.

Con la ausencia de lluvias durante la pasada época otoñal hubo menos néctar en el campo y, por tanto, la colmena perdió ejemplares, por lo que llegó muy debilitada a finales de año, una situación que ha cambiado esta primavera, con los campos con abundantes flores.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos