Hoy

Los productores de cereal cobrarán más de un millón en indemnizaciones por la sequía

Pacas de cereal en un campo de La Morera, en la comarca de Zafra. ::
Pacas de cereal en un campo de La Morera, en la comarca de Zafra. :: / BRÍGIDO
  • Extremadura es la quinta región del país con más superficie dañada al llegar casi a las 8.000 hectáreas

La sequía ha dañado hasta ahora casi 8.000 hectáreas de cereal extremeño. A 31 de mayo Agroseguros había recibido partes de siniestro que afectaban a 353.000 hectáreas en el conjunto de España. De ellas, 7.862 son de Extremadura. A eso hay que sumar 1.300 hectáreas de cultivos herbáceos dañadas por las tormentas. Los agricultores que tengan sus parcelas aseguradas van a recibir indemnizaciones que superarán, en un primer cálculo de Agroseguros, el millón de euros en la región.

«Es posible que lleguemos a las 10.000 hectáreas afectadas, aunque estamos en junio y casi todos los que tienen parcelas aseguradas han presentado el parte correspondiente. Quedan muy pocos que no lo hayan hecho», relata Jesús Cano, delegado territorial de Agroseguros, la sociedad anónima de capital privado en la que participan 22 aseguradoras. Es básica para los seguros agrarios en España.

El cereal no solo ha sido golpeado por la sequía sino por otras incidencias aunque con menor impacto. Así en Extremadura se han presentado otras 201,24 hectáreas para cobrar indemnizaciones por heladas; 1.298,92 por granizo; 301,41 por daño provocado por la fauna y otras 274,14 aseguradas han sufrido daños por otros motivos. En total, las hectáreas de cereal extremeño aseguradas con daños ascendía a final de mayo a 9.937,71.

«La mayoría es por sequía pero por eso solo no se suelen hacer muchos seguros. Se firman más por incendios y pedrisco. La póliza por sequía es más cara y además el agricultor debe asegurar como tope por el rendimiento asignado a esa explotación por la comarca en la que se encuentra», agrega Cano.

«A la falta de lluvia se han unido las plagas. Está siendo una campaña de cereal desastrosa», clama Juan Metidieri, presidente de Apag Asaja. Las pérdidas en el sector cerealístico rondan los 100 millones de euros, estima.

«Está siendo un año catastrófico no solo para los productores de cereales sino para los ganaderos que tienen en estos tipos de cultivos una base importantísima de alimentación para su ganado», añade Ignacio Huertas, secretario general de UPA-UCE. Mientras, UPA federal concreta los daños en la ganadería por la pérdida de pasto y en el sector de los cereales en la región. Habla de pérdidas que rondaban los 80 millones por el sobrecoste en alimentación del ganado y de 85 millones en cereales a final de mayo.

«Está siendo un año malo pero no es excepcionalmente malo. Quiero recordar 2012 como otro igual o peor que este», relata el delegado territorial de Agroseguros. Aquel año en España se llegaron a tasar un millón de hectáreas de cultivos herbáceos damnificadas por la sequía que estaban aseguradas. Ahora no se espera que supere el medio millón, prevé la entidad.

Jesús Cano indica que solo aproximadamente 36.000 hectáreas de cereal de las 150.000 que existen en Extremadura con algún tipo de aseguramiento tienen pólizas contra la sequía, pedrisco e incendio.

«De esas 36.000 se van a presentar para cobrar indemnizaciones no más de 10.000. No es un porcentaje excesivamente elevado», concluye. Las superficies siniestradas ya están peritadas y las indemnizaciones empezarán a pagarse en julio. «El seguro integral de cereal no funciona realmente en circunstancias como las actuales. Al agricultor no le cubre», sentencia Huertas.

Castilla y León (189.700 hectáreas afectadas por sequía);_La Mancha (99.100); Aragón (24.200) y Andalucía (17.000) preceden a Extremadura como regiones cerealísticas más golpeadas por la falta de agua.