Hoy

El ganado extremeño necesitará alimentación complementaria dos meses antes de lo normal

  • La ausencia de lluvia de meses atrás ha hecho que la hierba se haya secado en muchas zonas de la comunidad autónoma

El ganado extremeño precisará de alimentación complementaria este año al menos dos meses antes de lo habitual, debido a la situación de escasez de lluvias a lo largo de este año, lo que ha perjudicado a los pastos.

Las pocas precipitaciones en los primeros meses del año han hecho que no haya ya prácticamente hierba en el campo, la cual se mantiene hasta junio o julio en años normales, dice el presidente de la asociación Ganaderos del Reino, Enrique de Muslera. Ante estas circunstancias, el ganadero deberá utilizar alimentación complementaria antes de que acabe la primavera, en vez de esperar a mediados de verano.

Esta situación hace que el sector se enfrente a «importantes» costes de alimentación complementaria, advierte. En este sentido, el ganadero invertirá una media de 60 euros más por cada vaca y 48 euros más por oveja, por esos dos meses de más respecto a una campaña normal.

La ausencia de lluvia de meses atrás ha hecho que la hierba se haya secado en muchas zonas de la comunidad autónoma. Además, la primera mitad de la primavera ha sido seca, pues a la escasez de precipitaciones se unen temperaturas más altas de lo habitual.

A su juicio, las lluvias de los últimos días «ya no sirven para nada en cuanto a la hierba», pues son prácticamente «ineficaces» tanto en el caso de la vegetación animal como para los cereales, excepto en el caso del girasol. Además, estas lluvias ya no son buenas para el heno. En el heno se espera una producción media, en primer lugar porque las precipitaciones caídas a final de año no fueron del todo malas, y en segundo porque muchos cereales para grano se han quedado para heno debido a la sequía.