Hoy

Apag cifra en 217 millones de euros las pérdidas en el campo extremeño si persiste la sequía

Una oveja pasta en la cola del embalse de Alange. :: HOY
Una oveja pasta en la cola del embalse de Alange. :: HOY
  • La organización agraria tilda de crítica la situación que vive la comunidad debido a la escasez de lluvias

Mérida. La organización agraria Apag Extremadura Asaja ha cifrado en 217 millones de euros las pérdidas para la cabaña ganadera y para el cereal de invierno si la actual situación de sequía que afecta a la región se prolonga en el tiempo.

El presidente de la organización, Juan Metidieri, tildó de crítica la situación que vive la comunidad debido a la escasez de lluvias que, junto a las altas temperaturas poco apropiadas para las fechas actuales, está «provocando verdaderos estragos» tanto para el ganado extremeño como para el cereal, sector primordial para la economía extremeña, según dijo en Mérida.

Esta falta de precipitaciones está provocando problemas en el abastecimiento de agua a determinadas zonas extremeñas que poco a poco ven reducir el agua en sus pantanos y manantiales. Ejemplo de ello es la Campiña Sur, señaló Metidieri, «el gran granero de Extremadura, que se encuentra a fecha de hoy muy perjudicado» por la escasez de lluvias que se suman a los daños provocados por plagas y enfermedades.

Metidieri advirtió de que si esta circunstancia se prolonga en el tiempo, las pérdidas económicas ocasionadas pueden ascender a cerca de 217 millones de euros. Esta cifra se estima sobre una cabaña ovina de 2,6 millones de cabezas (39,6 millones de euros); una cabaña caprina de 220.000 cabezas (8,7 millones); además de la bovina, formada por un total de 550.000 cabezas (60 millones de euros), según los datos facilitados por el colectivo.

A esto se añaden las pérdidas económicas estimadas del sector cerealista, que pueden ascender hasta los 91 millones de euros, y de la apicultura extremeña, que pueden llegar a los 18 millones, lo que hace un total de 217 millones de euros, una cifra astronómica a la que se debe hacer frente con una serie de peticiones que, a juicio de Juan Metidieri, deben materializarse cuanto antes.

En este sentido, reclamó que la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio tome conciencia de esta «grave circunstancia» por la que está atravesando la agricultura y ganadería extremeñas, poniendo en marcha una Mesa de la Sequía con «medidas que contribuyan a paliar los efectos ocasionados por escasez de precipitaciones». Asimismo, pidió que las entidades aseguradoras «empiecen a hacer frente desde ya a esta grave situación», realizando unas valoraciones oportunas atendiendo en todo momento a la realidad existente en el sector agroganadero extremeño.

El dirigente agrario hizo hincapié en la importancia de poner en marcha, una vez que se de por finalizada la PAC, los mecanismos correspondientes para que las ayudas de compensación por pérdidas de renta estén «cuanto antes en manos de los agricultores».