Hoy

Extremadura cierra el primer trimestre de 2017 con 150 incendios

Abril se prevé con riesgo mínimo de incendios en Extremadura, entre otras cosas por la floración. :: HOY
Abril se prevé con riesgo mínimo de incendios en Extremadura, entre otras cosas por la floración. :: HOY
  • Han quemado una media aproximada de dos hectáreas en cada caso

Extremadura se acerca a la temporada alta de riesgo de incendios tras un otoño e invierno secos, en los que ha habido notables picos de anticiclón, como el registrado durante la primera quincena de marzo, que ha hecho precisamente que la mitad de los incendios del primer trimestre de 2017 se hayan producido durante el pasado mes.

Los que se han contabilizado entre enero y marzo son alrededor de 150 incendios, que han quemado una media aproximada de dos hectáreas en cada caso. El área que abarca los valles del Ambroz, Jerte y Tiétar ha sido la más dañada, con dos tercios de esos fuegos, seguida por la Sierra de Gata, que registró prácticamente la totalidad del tercio restante.

Lo cierto es que marzo es el peor mes de cada inicio de año en cuanto a incendios se refiere, aunque la incidencia siempre va a depender de las precipitaciones previamente caídas, de las heladas y otras situaciones meteorológicas que influyen sobre el combustible.

Al comparar los incendios producidos en lo que va de este año con los contabilizados en el mismo trimestre de los cuatro precedentes, se comprueba la importancia de las condiciones climatológicas sobre el fuego: en 2014 y 2016, que fueron años húmedos, se produjeron menos de 150, mientras que en 2015, que estuvo caracterizado por un invierno especialmente seco, se duplicaron y llegaron a alcanzar los 250.

La climatología no es, como de sobra se sabe, el único factor que incide sobre la mayor o menor producción de incendios . Por suerte, la mayoría de los registrados en lo que va de este año se han quedado en conatos, pero su origen revela la necesidad de tomar medidas de prevención a lo largo de todo el año, como se viene advirtiendo reiteradamente desde estas páginas de colaboración de HOY Diario de Extremadura y Aeefor, la Asociación Extremeña de Empresas Forestales.

Medidas que tienen que aplicar con rigor tanto la instituciones públicas como los propietarios privados. Siguen siendo absolutamente necesarias porque en este primer trimestre de 2017, la intencionalidad es una de las causas que aparece detrás de algunas operaciones como la quema de combustibles, limpieza de parcelas o regeneración de pastos, que han acabado en incendio descontrolado.

La negligencia es el otro motivo de esos incendios de la temporada baja en la que todavía nos encontramos, una causalidad que aparece en acciones como las quemas de restos que, incluso, realizándose de forma controlada y con permiso, han escapado al control del solicitante o han quedado mal rematadas.

La previsión que hacen los expertos respecto al presente mes de abril, es que el número de incendios en Extremadura va a ser mínimo, gracias a circunstancias como la floración y el movimiento de savia de la vegetación.

Una temporada, que bien se debe aprovechar para llevar a cabo actuaciones fundamentales en terreno público y privado, con el fin de evitar riesgos y cumplir las medidas de prevención frente a la época de peligro alto de incendios que comienza el 1 de junio y terminará el 15 de octubre, una vez que la temporada baja que arrancó el 16 de octubre le dé paso en unos días, concretamente el 31 de mayo.