Hoy

Jesús Viñuales, en la puerta de su establecimiento . :: CEDIDA
Jesús Viñuales, en la puerta de su establecimiento . :: CEDIDA

«Los veterinarios son el 4,5% de los gastos de una finca»

  • Este experimentado profesional conoce bien el mundo del campo desde distintas perspectivas

  • Jesús Viñuales Sanabria Veterinario y ganadero

Desde muy pequeño tenía claro lo qué quería ser de mayor. Jesús Viñuales Sanabria, de 59 años, es ganadero y veterinario por vocación. De esta forma, sigue los pasos de su padre, que a los 92 años continúa ejerciendo la profesión. Dirige la Clínica Veterinaria Viñuales, en Cáceres. Durante varios años, compatibilizó el ejercicio libre de la profesión con la labor de funcionario de la administración regional. Cuenta, además, desde hace 30 años, con una ganadería de ovino.

¿Cómo cree que ha evolucionado este mundo?

Ha habido cambios importantes. Con la PAC, se han producido modificaciones en aspectos de manejo de las explotaciones. Ha habido una Política Agraria Comunitaria con una potenciación del número de cabezas. Antes estaban los animales elegibles. Se cobraban las primas por el número de vacas o de ovejas. En la actualidad, veo que el sector subsiste. Las cosas hay que hacerlas cada vez mejor. Desde el punto de vista sanitario, hay que incrementar los gastos para llegar a tener más producción. En cuanto a la rentabilidad de las explotaciones, creo que los precios de venta son muy similares a los que había hace veinte años. Si los gastos de explotación han subido, ¿cómo podemos mantenernos los ganaderos? Pues ahí es donde vienen las primas, que son las ayudas que nos da la PAC para que podamos hacer viables nuestras explotaciones.

¿Por qué eligió el ovino?

Cada finca es más idónea para unos animales u otros. He tenido vacas y cabras. Además, con una explotación familiar, tuve cerdos. Al final, me dediqué al ovino. Este sector tiene el problema del pastor. Es fundamental la mano de obra cualificada y cada vez es menor. Me gusta más el ovino porque tienen más influencia sobre la producción. En la actualidad, pertenezco a Copreca. Debemos todos intentar hacer las cosas mejor. Hay que tener en cuenta que los gastos de veterinario de una explotación no superan el 4,5 por ciento de los gastos totales. Es donde hay que insistir para que cada vez se hagan bien las cosas en el ámbito sanitario. Todo ello redunda en una mejor producción y una mayor rentabilidad.

Las labores ganaderas, con la veterinaria, a veces, chocan...

Aquí entran en juego las campañas de saneamiento, que vuelven locos a los ganaderos por su intensidad y repetición. Crean un desasosiego, sobre todo, a los ganaderos de vacuno con la tuberculosis. Hay un malestar generalizado porque llevamos 40 años de campañas de saneamiento y no somos capaces de erradicar la tuberculosis bovina. Mi opinión es que había que hacer un planteamiento muy serio de cómo se están haciendo las cosas respecto a los análisis. Ahora está de moda echar la culpa a la población cinegética. Por experiencia, en fincas donde no había ningún jabalí ni ningún venado, había también incidencia de la tuberculosis. Entonces, habrá otros vectores, otro tipo de contagios y otro tipo de análisis. Habrá que seguir investigando para que el ganadero no reciba a la administración con caras largas, sino con una alegría. Es un tema realmente complicado.

¿El ganadero está concienciado en el cuidado animal?

El ganadero se preocupa cada vez más por su cabaña ganadera. Él sabe que el tener una buena sanidad en su rebaño redunda en un mayor beneficio. Cada vez está más interesado en que las cuestiones sanitarias salgan bien. Hay que incidir en que los gastos sanitarios de una explotación ganadera, independientemente de la que se trate, hay que llevarlos a cabo.

¿Cómo deben estar compenetrados la administración con el resto de profesionales?

En la época en que era titular como funcionario veterinario, compatibilizamos esa labor con el ejercicio libre de la profesión. El mismo veterinario que atendía las fincas hacía las labores administrativas. Después, se estructuró la profesión. Ahora existen los veterinarios de las oficinas comarcales, los veterinarios libres que atienden la sanidad de las explotaciones y los veterinarios de la administración para el saneamiento. Hay tres colectivos trabajando en distintos sectores de la sanidad de los animales. Debería haber una perfecta unión para que las cosas marcharan como debieran. Tendría que haber más coordinación.

¿Cómo se deberían coordinar?

Creo que se debería incrementar el nivel de coordinación y dar más importancia al veterinario libre, ese profesional encargado de la sanidad a pie de campo. Le daría más competencias.

¿Qué consejos daría a los ganaderos en cuestiones sanitarias?

Les diría que cumplan con el programa sanitario que les prescriba su veterinario y que intenten que la sanidad de su explotación, hasta donde puedan llegar, esté de forma aceptable.