Hoy

Justo Pino en su explotación de frutales. :: f. h.
Justo Pino en su explotación de frutales. :: f. h.

«El de la fruta es uno de los sectores más profesionalizados»

  • Este constructor compró una finca y en 2008 empezó a producir fruta. Hoy tiene 60 hectáreas

  • Justo Pino Torres Empresario agrícola de Villanueva

Justo Pino Torres es muy conocido en Villanueva de la Serena por su faceta de constructor. Con la crisis y el pinchazo en el sector inmobiliario, Justo fue consciente de que debía diversificar el negocio y por ello no dudó en dar el salto también a la agricultura. A sus 66 años, en la actualidad pertenece a la sociedad cooperativa Crex de Valdivia, dentro de la OPFH Naturcrex.

¿Cómo llegó a la agricultura?

De una manera casual. Compré una finca, no con idea de ponerla en producción, sino por inversión, con unas características particulares porque está en zona de sierra y tenía mucha piedra. Sin embargo, poco a poco la fuimos preparando y en 2008 empezamos a plantar árboles. Con los años hemos ido ampliando y al ver los resultados, me resulta cada vez más gratificante y me gusta más.

¿Lleva mucha superficie?

Actualmente tengo 60 hectáreas, todas de fruta de hueso. De estas, casi 42 hectáreas son de ciruelas, 7 de nectarinas y el resto de melocotón, platerina y paraguayo. Las cultivo con la ayuda del personal que contrato en campaña.

¿Es sacrificada esta profesión?

Sin duda alguna, es bastante sacrificada. El campo es siempre impredecible y no tiene que ver con otro tipo de negocios o industrias como pueda ser la construcción.

¿Cómo es un día normal en su actividad en plena campaña?

Pues me levanto temprano, y como sigo en la construcción, primero doy una vuelta a las obras, pero nunca falta mi visita diaria a la finca para revisar todas las operaciones que se van a realizar en el día y cómo van los árboles. La suerte que tengo es que cuento con un encargado en la finca que es muy bueno y saca rendimiento a las producciones.

¿Qué labores tocan ahora?

Ahora mismo estamos liados en plena campaña de poda de los frutales y llevando a cabo los tratamientos de invierno.

¿Hay algún cultivo rentable en la actualidad?

En el campo, la rentabilidad cada vez es más complicada de conseguir. En el caso de los frutales, se trata de un cultivo que necesita mucha mano de obra, así como gastos elevados de tratamientos y abonos.

¿Cuál cree que son los principales problemas que afectan al sector y qué soluciones aportaría?

En mi caso, como dije antes, considero que los gastos en mano de obra son muy elevados, a lo que hay que unir que los precios cada vez son más reducidos. Por tanto, o estas integrado en una organización como Crex, con amplios mercados, o cada vez será peor.

¿Es un ejemplo de profesionalización el sector frutícola para el resto de sectores agrarios?

Este es, sin duda, uno de los sectores más profesionalizados y cada vez más tecnificado. Asimismo, cada vez existen más obtentores y la gama de variedades es mayor. Creo que se necesitan empresas con desarrollo de variedades como es Crex.

Mayor mano de obra que los frutales no lo genera ningún otro cultivo, ¿no?

Sin duda alguna, yo creo que no hay ninguno por encima. Yo en campaña tengo a unas 40 personas contratadas y para mí eso es una gran satisfacción.

¿Es importante en este cultivo la renovación varietal?

Yo diría que muy importante. Están saliendo nuevas variedades con mejores características de color, sabor, dureza. Por esto se necesita tener un equipo técnico fuerte y probarlo en un campo de experimentación como es nuestra zona de Vegas Altas.

¿Es atractivo hoy en día el campo para los jóvenes?

Para la mayoría de los jóvenes no es atractivo. Y te diría más, el campo en general tampoco lo es, porque es una profesión que no está nada reconocida y no se le da la importancia que realmente tiene.

¿Pertenecer a una cooperativa es vital para un agricultor?

Crex ha sido y será un referente a nivel internacional. Sin cooperativas como esta los agricultores estaríamos en manos de las grandes cadenas y distribuidores.