Hoy

El máximo histórico de la DOP: 52.000 cochinos en la campaña de 2007

Cerdos ibéricos puros comiendo bellota y pastos.
Cerdos ibéricos puros comiendo bellota y pastos. / BRÍGIDO
  • Los principales países receptores de jamones con denominación extremeña son Bélgica, Francia, Italia, Reino Unido, Portugal, Rusia, Japón y México

A pesar del limitado volumen de cerdos que entran en montanera para la DOP Dehesa de Extremadura, Álvaro Rivas indica que se trata de la segunda DOP porcina en España que más producto final certifica. Además, recuerda que salvo los años extraordinariamente boyantes del sector porcino extremeño, con apunte estelar para la campaña de 2007 en la que 52.000 cochinos fueron supervisados por la denominación de origen, la realidad es que siempre se ha movido en unas cifras más o menos similares. «El peor dato es de 16.000 cochinos controlados ya en fechas de la gravísima crisis del porcino que hemos sufrido de forma reciente», sentencia el director técnico.

Un aspecto positivo a tener en cuenta es el referido a la exportación de las piezas con Denominación de Origen Dehesa de Extremadura. Va creciendo, sobre todo en los dos últimos años, donde se ha pasado de un uno o dos por ciento a porcentajes del cinco «aunque hay que tener en cuenta que es un producto muy ligado a la cultura y no siempre valorado por países de la Unión Europea y terceros países», subraya el responsable de la DOP.

Los principales países receptores de jamones con la denominación de origen extremeña son Bélgica, Francia, Italia, Reino Unido, (en crecimiento rápido), Portugal, Rusia, Japón y México.

China y Estados Unidos, cuenta Álvaro Rivas, tienen un potencial interés pero las trabas burocráticas, económicas y de homologación hacen muchas veces inviables las inversiones de pequeñas industrias artesanales del sector porcino. Es justamente la situación en la que se encuentra una gran parte de nuestro tejido industrial.

«A igual reposición y condiciones de montanera, cuanto más porcentaje de raza ibérica haya, mayor calidad del producto final, aunque esto tiene también sus detractores por la cuestión económica y es lo que hace, entre otros motivos, que muchos desechen entrar en la denominación de origen Dehesa de Extremadura», finaliza.