Un 2017 «calamitoso» en el campo extremeño por la sequía, resume COAG

Un 2017 «calamitoso» en el campo extremeño por la sequía, resume COAG

Ha habido reducción en la producción de casi todos los sectorse agroganaderos

EFE

La organización profesional agraria COAG de Extremadura ha calificado hoy este año como «calamitoso» para el campo de las Comunidad Autónoma por la escasez de lluvias, lo que ha provocado una reducción en la producción de casi todos los sectores agroganaderos.

El presidente de la entidad, Juan Moreno, que ha ofrecido hoy una rueda de prensa en Badajoz para hacer balance del año y ha explicado que el sector ganadero ha sufrido un incremento en los costes de más de un 30 por ciento a consecuencia de la sequía.

Así, ha asegurado que el pienso de cereal no ha aumentado el precio pero que sí lo ha hecho la paja, a lo que hay que sumar que muchos ganaderos suministran agua con cisternas a las explotaciones.

Según Moreno, en la mayor parte de las comarcas extremeñas las lluvias son escasas y el ganado en la dehesa no podrá comer como mínimo hasta marzo, en caso de que las precipitaciones fueran abundantes.

El presidente de la entidad agraria ha afirmado que el sector apícola atraviesa una crisis importante pues ha tenido una pérdida de producción en miel de más de un 60 por ciento y más de la mitad en polen, a lo que hay que añadir los ataques del abejaruco, que provoca una mortandad en las abejas de en torno al 35 por ciento.

El sector del cereal de secano, importante para la zona de la Campiña y las Vegas del Guadiana, ha descendido también su cosecha casi el 80 por ciento, por lo que con la bajada de precios de la cebada y del trigo que sufren año tras año, los agricultores pasan un mal momento.

En cuanto a los viñedos, Moreno ha dicho que su caída en la producción ha sido del 40 por ciento respecto al 2016 con un incremento «notable» de precios del 30 por ciento, que no ha sido may or en algunas explotaciones porque cuentan con regadío.

En este sentido, ha indicado que es «urgente»que se ponga en marcha el Plan de Regadío en 2018 para una comarca vitivinícola como Tierra de Barros, que permitirá llegar a 15.000 hectáreas de los sectores del viñedo y el olivar.

El olivar, con una superficie de 280.000 hectáreas, ha bajado su producción la mitad de los kilogramos de lo que había previsto y los precios se han mantenido estables en el aceite de oliva, acordes a los costes del agricultor, mientras que en la aceituna de mesa, con una superficie de más de 20.000 hectáreas, no se ha recolectado ni un 20 por ciento de los cien millones de kilogramos que había previstos.

La fruta de hueso ha tenido una producción normal con unos precios de «ruina», por segundo año consecutivo, que no compensan ni el 50 por ciento de los costes.

Además, Moreno ha detallado que la del tomate ha sido normal y la del maíz y el arroz han descendido por las altas temperaturas.

Ante estas situaciones «calamitosas», el presidente de COAG ha resaltado que la Consejería de Medio Ambiente y Rural, Políticas Agrarias y Territorio ha elaborado un real decreto de ayudas a las explotaciones prioritarias que para la organización no colma todas las expectativas, ya que el plazo de amortización de 36 meses es «excesivamente corto» y debería de tener un año de carencia.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos