Hoy

José Antonio, en su olivar y ante su tractor. :: f. h.
José Antonio, en su olivar y ante su tractor. :: f. h.

«El olivar es el cultivo al que ahora veo más rentabilidad»

  • Este joven de 37 años se encuentra inmerso en plena recolección de la aceituna

  • José Antonio Fernández de Arévalo Agricultor de La Haba

José Antonio Fernández de Arévalo del Forcallo es un agricultor de 37 años de La Haba, que estos días anda inmerso en plena campaña de la aceituna. Cursó estudios de auxiliar de administrativo y en la actualidad es socio de la cooperativa Casat, de Don Benito.

¿Cómo llegó a la agricultura?

Por un lado por tradición familiar, ya que mi abuelo y mi padre se dedicaron a la agricultura. Y aparte, porque el campo me ha gustado de siempre, sobre todo la maquinaria.

¿Lleva mucha superficie?

Unas 40 hectáreas de olivar, 20 hectáreas de arroz y unas 250 hectáreas de cereales, de las cuales dedico unas 10 a garbanzos y otro poco a girasol. Trato de diversificar para que tengamos tarea todo el año.

¿Es sacrificada esta profesión?

Sí que es sacrificada, porque lo cierto es que hay echar muchas horas para tan poca rentabilidad.

¿Cómo es un día normal en su actividad en plena campaña?

En plena campaña no queda otra que levantarse bien temprano. Son muchas horas las que hay que pasar al volante del tractor, según la campaña en la que esté. Incluso muchas veces he llegado a estar comiendo mientras estaba trabajando. Todo al mismo tiempo. En definitiva, mucho trabajo, ya que tengo distintas campañas, como la siembra de cereales, aceituna, garbanzos, girasol y arroz. En torno a las ocho de la tarde llego a casa, con el tiempo justo para ver a mis hijos antes de que se acuesten.

¿Qué labores tocan ahora?

Ahora toca la campaña de la aceituna. Para ello, tengo un recolector de aceitunas propio. Antes era más duro, con las mantas, con los esportones y las varas. Sin duda, la recogida de la aceituna es una de las labores más duras del campo, sobre todo antes, cuando se cogía a mano. Ahora voy montado en el tractor y es diferente.

¿Hay algún cultivo rentable en la actualidad?

El olivar es el que creo que más rentabilidad puede tener. La aceituna es uno de los cultivos con mejor precio en la actualidad y, a pesar del gran trabajo que tiene, con el abono, la cura, la poda de los olivos, la mano de obra que requiere. creo que es el más rentable. Sobre todo el olivar en superintensivo.

Lo malo en este cultivo son los robos...

Sin ir más lejos, el año pasado me robaron entre 2.000 y 2.500 kilos de aceitunas que estaban en el suelo. Parece que en esta campaña se han endurecido algo las cosas, ya que tenemos que llevar la PAC de los olivares, así como un papel de porte para presentarlo en la almazara. A ver si con ello se logran frenar tantos robos.

¿Ve algún cultivo con futuro?

Además del olivar en superintensivo, se habla del almendro o de la higuera. Sin embargo, a largo plazo no se sabe lo que mejor convendría. Habrá que esperar un tiempo para ver si son o no rentables.

¿Cómo ve el proyecto de puesta en riego de la zona de Arroyo del Campo?

No muy claro. La mayoría de los propietarios de las parcelas son personas mayores y no quieren invertir. Sin duda, sería una buena oportunidad para jóvenes agricultores.

Hablando de jóvenes, ¿es atractivo hoy en día el campo para ellos?

Yo creo que no. Cada vez hay menos jóvenes a los que les guste la agricultura. Desde luego, si quieren arrancar desde cero, lo tienen muy complicado.

Imagino que pertenecer a una cooperativa es vital para un agricultor hoy en día

Sí que es importante, aunque no es vital. Y es que los servicios de una cooperativa también hay que pagarlos. Aunque son más los beneficios, ya que en una cooperativa estamos unidos para luchar por precios más justos por nuestros productos. Si tuviéramos una cooperativa en La Haba, nos iría mejor.

¿Cuál cree que es el principal problema del campo?

Sin duda alguna, los precios que nos pagan por nuestros productos. No es normal que el kilo de trigo esté hoy a veintitantas pesetas, que es como le pagaban a mi padre. Sin embargo, el gasoil, los abonos, los fitosanitarios y todo ha subido. Eso ha hecho que para que gane yo lo de mi padre, tenga que llevar casi el doble de la superficie. Creo que el gobierno debería proteger más al sector a través de una ley de precios, como creo que existe en Francia. Además, allí también intentan gastar primero de sus productos, antes de importar de fuera.