Hoy

Los expertos piden normas contra las prácticas desleales en la cadena alimentaria

Agricultores extremeños en una finca. :: hoy
Agricultores extremeños en una finca. :: hoy
  • Advierten de que es necesario introducir una legislación marco en la UE y regímenes de apoyo a los países

El grupo de trabajo sobre mercados agrícolas creado por la Comisión Europea (CE) recomienda crear leyes a nivel de la UE contra las prácticas comerciales desleales en la cadena alimentaria, a la vista de que las iniciativas voluntarias no son suficientes, según un informe presentado ayer.

«Aunque las iniciativas voluntarias han resultado útiles, no han llegado a introducir medidas de cumplimiento eficaces e independientes», por lo que debería introducirse una legislación marco en la UE y regímenes de apoyo a los países, señalan las recomendaciones del informe.

El comisario europeo de Agricultura, Phil Hogan, indicó ayer en una rueda de prensa que tiene previsto analizar las recomendaciones del documento, elaborado por una docena de expertos independientes durante diez meses de trabajo y presentarlas hoy a los ministros de Agricultura de la UE, reunidos en un consejo. El exministro holandés de Agricultura Cees Veerman, que presidió el grupo de trabajo, dijo que para combatir la volatilidad de los precios se deben extender entre los países de la UE «las mejores prácticas» para que los productores sepan de antemano lo que tienen que hacer.

Por otra parte, indicó que para mejorar el nivel de precios, hace falta ser más competitivos. El informe aboga asimismo por hacer obligatorios los contratos por escrito y la información sobre los precios, para mejorar la transparencia del mercado.

Defiende, además, normas de organización colectiva y de competencia claras para potenciar la cooperación entre los agricultores.

Para facilitar el acceso de los agricultores a la financiación, los expertos abogan por potenciar el uso de instrumentos financieros, con una mayor participación del Banco Europeo de Inversiones (BEI).

Inciden en que se podrían mejorar las herramientas existentes para la gestión del riesgo en el sector agrícola, que según los expertos deben ser profesionalizados. El comisario se comprometió a examinar las recomendaciones y dar una respuesta política adecuada.